Catedral de la Almudena de Madrid: horario, precio y ubicación

· 16 abril, 2018
Situada junto al Palacio Real, la Catedral de la Almudena es el principal templo de Madrid. Vamos a conocer algunos datos prácticos.

Construida entre los siglos XIX y XX en honor a la Virgen que le da nombre, la Catedral de la Almudena de Madrid es uno de los edificios más significativos de la capital española, por lo que es prácticamente obligatorio conocerla. A continuación, te descubrimos algunos datos de interés para programar su visita. ¿Nos acompañas?

Horario y precio de la Catedral de la Almudena de Madrid

Catedral de la Almudena de Madrid
Catedral de la Almudena – Efired

La Catedral de la Almudena abre durante todos los días del año, diferenciándose dos horarios: el de verano, cuando se puede acceder al edificio de diez de la mañana a nueve de la noche; y el del resto de estaciones, en las que los visitantes tienen de nueve de la mañana a ocho y media de la tarde para apreciar el edificio.

Respecto al precio, aunque la entrada a la catedral es totalmente gratuita, se solicita un donativo de un euro para el mantenimiento de la construcción. Mientras, aquellos que también quieran visitar el Museo Catedralicio deben abonar seis euros para poder ver los bienes religiosos que alberga o los patronos de la ciudad.

El museo busca dar a conocer el patrimonio cultural y artístico del cabildo de la catedral, así como la historia de la iglesia en Madrid. Asimismo, abre de lunes a sábado de diez de la mañana a dos y media de la tarde, permaneciendo cerrado los domingos y los días de precepto.

Ubicación y cómo llegar a la Catedral de la Almudena

Campanarios de la catedral de la Almudena
Campanarios – João Campos / Flickr.com

La Catedral de la Almudena de Madrid se encuentra en pleno centro de la ciudad. Más concretamente, frente al Palacio Real, entre la calle Bailén y la calle Mayor. Por tanto, llegar hasta ella es muy sencillo. Basta con ir andando, aunque también se puede hacer uso de diversas formas de transporte.

Para empezar, si estamos pensando en coger el autobús, debemos decantarnos por las líneas 3 y 148. Mientras, si preferimos el metro, la estación más cercana es Ópera, donde confluyen las líneas 2 y 5. Respecto al tren de cercanías, hay que bajarse en la estación de Sol, que integra las líneas C3 y C4.

Como acabamos de apuntar, la Catedral de la Almudena se sitúa en el corazón de la capital, por lo que es una muy buena oportunidad para visitar otros lugares de interés que se encuentran a un corto paseo andando. Entre ellos, la muralla árabe, el Teatro Real, la Plaza Mayor o la Puerta del Sol.

“Madrid, que no hay ninguna villa, en cuanto el sol dora y el mar baña mas agradable, hermosa y oportuna.”

-Lope de Vega-

Normas de la Catedral de la Almudena de Madrid

Interior de la catedral de la Almudena de Madrid
Interior de la Catedral – Marc / Flickr.com

Una vez que conocemos toda la información práctica para llegar al templo, debemos tener en cuenta las normas que se exigen para poder entrar en la Catedral de la Almudena, pues no deja de ser un lugar sagrado en el que se deben respetar las indicaciones del personal.

Así pues, dentro del edificio no se permiten hacer fotografías en caso de que moleste a las personas que se encuentran orando. Tampoco se puede consumir ningún tipo de bebida o de comida en su interior; o acceder con algún animal a excepción de los perros-guía. Asimismo, se debe guardar silencio y vestir con decoro.

Qué ver en la Catedral de la Almudena de Madrid

Interior de la catedral de la Almudena de Madrid
Interior de la catedral – Bertl123

Antes de acceder al interior del edificio se deben apreciar sus distintas fachadas: la principal, de aire neoclásico y rematada por una hornacina barroca; y la de Bailén, que es la que se utiliza para entrar a la catedral y en cuyo diseño se puede apreciar la influencia escurialense.

Ya dentro, destaca especialmente la Capilla del Santísimo, reservada a la adoración eucarística. También hay que mencionar la capilla dedicada a San Isidro Labrador y a su esposa, Santa María de la Cabeza; el altar mayor y el sorprendente retablo en el que se coloca la Virgen de la Almudena, cuya imagen es de madera tallada y policromada.

Tampoco se pueden pasar por alto las vidrieras y pinturas que decoran la catedral y que fueron encargadas al artista Kiko Argüello; o el órgano, situado en el coro alto y conformado por cuatro teclados e incorporado dentro de un moderno mueble de diseño.