Campos de arroz de Jatiluwih en Indonesia

15 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
Los arrozales de Jatiluwih plasman a la perfección cómo el hombre ha sabido explotar con respeto la naturaleza de un lugar tan hermoso como Bali.

Jatiluwih y sus arrozales son una de las postales más emblemáticas de Bali. Se trata de un lugar al que hay que ir sí o sí durante un viaje a Indonesia. Primero, por su belleza, y segundo, porque plasma a las mil maravillas la extraordinaria y sabia unión entre hombre y naturaleza que ha sabido conservar un lugar tan hermoso como Bali.

¿Qué significa Jatiluwih?

El mero nombre de Jatiluwih ya nos invita a descubrir este sitio. Y es que el topónimo de este enclave en la lengua local se compone de dos palabras: jata y luwih, que se traducen como ‘realmente’ y ‘maravilloso’. Por lo tanto, decir que Jatiluwih es realmente maravilloso no deja de ser una reiteración. Pero es que una vez allí no hay mejor forma de describirlo.

Cómo llegar a los arrozales

Visa de los arrozales

Como tantos y tantos sitios de Bali, hay varias formas de llegar. Por un lado, los viajeros menos intrépidos pueden optar por excursiones programadas en grupo hasta los arrozales de Jatiluwih. Es el modo más cómodo, evidentemente, pero hay que ceñirse a unos estrictos horarios y generalmente solo se descubren los rincones más masificados.

Otra forma mucho más libre de llegar es ir en moto. Sin duda, es el modo más valiente, pero la autonomía permite viajar a vuestro aire y hacer distintas paradas por estos paisajes antes de llegar o estar en Jatiluwih el tiempo que deseéis.

Y la tercera fórmula es un intermedio entre ambos. Se puede contratar un coche con conductor con el que pactar el precio y las paradas a lo largo del día. Otra manera muy interesante, dado que los campos de arroz se encuentran más o menos a unos 50 kilómetros de la ciudad de Denpasar y unos 30 al norte de Tabanan.

Una visita distinta

Terrazas de Jatiluwih

Indonesia te ofrece muchas propuestas turísticas que suponen experiencias verdaderamente memorables. Y sin duda, una de ellas es hacer una visita a sus campos de arroz más espectaculares. A lo largo del país hay varias zonas de arrozales muy hermosos, pero lo cierto es que pocas son tan grandes y tan sugerentes como las de Jatiluwih.

Allí nos espera una enorme sucesión de terrazas sobre la ladera de la montaña. En cada una de ellas hay campos de arroz que dan sus frutos hasta tres veces al año, dada la fertilidad de este suelo volcánico y la humedad del clima indonesio.

Si nuestra visita coincide con una de las tres épocas en las que el arroz está a punto de cosecharse, asistiremos a un paisaje de un color esmeralda difícilmente imaginable.

Por otra parte, es muy curioso pensar que estamos recomendando la visita que en realidad se trata de un espacio de trabajo. No obstante, Indonesia como otros destinos del Sudeste Asiático, como Vietnam nos ofrece este tipo de espectáculos visuales. En ellos, unos campos de cultivo se convierten en un atractivo turístico dada la belleza del paisaje que se ha generado con el trabajo de siglos.

Qué hacer en Jatiluwih

Jatiluwih al atardecer

Una vez en los arrozales, se ve que hay varias rutas para ir caminando entre sus terrazas y campos de cultivo. Si los recorréis con la luz de la mañana o en las últimas horas de la tarde no solo caminaréis, sino que dispararéis un número inimaginable de fotografías. Es de un atractivo supremo.

Pero ya que se está allí, se puede aprovechar para contratar un guía local que nos relate el peculiar sistema de riego de los campos. El sistema se llama subak y consiste en una serie de canalizaciones de agua que hacen que los campos se vayan inundando de arriba a abajo por efecto de la gravedad y con la colaboración de todos los propietarios.

Os contará muchas otras cosas, como que aquí se adora a la diosa del arroz, la venerada Dewi Sri. O también os dirá que este lugar a día de hoy no solo es un orgullo para Bali, sino que está considerado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Igualmente, el guía os podrá acercar hasta el cercano templo de Baturaku.

Y, por supuesto, os podrá recomendar alguno de los restaurantes de la zona que tienen las mejores vistas sobre las terrazas de Jatiluwih. Unos restaurantes donde os servirán lo mejor de la gastronomía balinesa, en la que, desde luego, el arroz es un ingrediente fundamental.

  • Jatiluwih. Centro del Patrimonio Mundial de la Humanidad. Recuperado el 15 de octubre de https://whc.unesco.org/en/documents/117266
  • Las increíbles TERRAZAS DE ARROZ JATILUWIH: la belleza y el genio local de Bali (12 de septiembre, 2019). Recuperado de https://www.indonesia.travel/gb/en/destinations/bali-nusa-tenggara/bali/jatiluwih