Bristol, increíble mezcla de historia y vanguardia

Al sur de Inglaterra, Bristol fue durante siglos una de las ciudades más importantes del país, muy ligada siempre al puerto comercial. De aquella época de esplendor aún guarda recuerdos, pero hoy es una ciudad universitaria llena de vida y con un increíble ambiente cultural. Vamos a visitar Bristol, bohemia y siempre animada ¿Vienes? 

Breve historia de Bristol

La ciudad tuvo uno de los más poderosos castillos del sur inglés durante el control normando. Dado que el río Avon pasa por el centro y desemboca en el puerto, desde el siglo XII Bristol ha sido uno de los puntos comerciales más destacados de Inglaterra.

Bristol
Bristol – Gellert Buzas

La expansión de los límites de la ya metrópoli datan del año 1247 con la construcción de un nuevo puente. En esa época también pasó a ser un gran astillero. En el siglo XV era la tercera ciudad del país en cuanto a su población (tras Londres y York), pero la peste negra aniquiló a una gran parte de los habitantes.

Pasó a ser oficialmente ciudad en 1542, cuando la Abadía de San Agustín se convirtió en catedral. En la Segunda Guerra Mundial fue muy dañada debido a los bombardeos. Su centro original (cercano al castillo y al puente) es hoy en día un parque que alberga dos iglesias destruidas en partes y los restos de la fortaleza.

Qué ver en Bristol

En 2015 la ciudad fue nombrada “Capital Verde de Europa” y eso aumentó notablemente su popularidad entre los turistas. Bristol combina a la perfección el arte callejero con los vestigios medievales y, por supuesto, los parques con la arquitectura. Estos son los lugares que no te puedes perder:

1. Plaza del Milenio

Plaza del Milenio de Bristol
Plaza del Milenio – Christian Mueller / Shutterstock.com

Está ubicada en la zona de Harbourside, en el centro de la ciudad. Ideal para los amantes de la vida nocturna, es uno de los espacios centrales de Bristol. Está decorada con diversas obras de arte, una estatua del actor Cary Grant (nacido aquí) y la esfera del Planetario.

La Plaza del Milenio alberga una gran pantalla donde los lugareños se reúnen para ver espectáculos y eventos deportivos en directo.

2. Puente colgante de Clifton

Puente Clifton en Bristol
Puente Clifton – Sion Hannuna

Obra de Isambard Kingdom Brunel, se construyó en 1864 y cruza el río Avon con su desfiladero. Este puente une el elegante y residencial barrio de Clifton, donde destacan la arquitectura georgiana y las boutiques de lujo, con Leigh Woods.

Es uno de los símbolos de la ciudad y se ha usado como escenario de películas y spots publicitarios. Aquí se produjo el primer salto de puentismo moderno (1979) y el traspaso de la antorcha olímpica (2012).

3. Catedral de Bristol

Catedral de Bristol
Catedral – Sion Hannuna

En 1140 el templo fue fundado como Abadía de San Agustín. De esta época se mantienen la Sala capitular y la Great Gatehouse (de arquitectura normanda). Entre 1216 y 1234 se construyó la capilla y poco después se reformó la parte oriental de la iglesia.

En 1542 el rey Enrique VIII la convirtió en sede episcopal y catedral de la nueva diócesis. De su arquitectura destaca el estilo gótico, el coro, la nave principal medieval y las bóvedas de baja altura.

4. Mercado de San Nicolás

Está ubicado en la parte antigua de la ciudad y alberga pequeños puestos de comida y tiendas de antigüedades. Según el periódico The Guardian es uno de los diez mercados más importantes de Reino Unido.

5. Queen’s Square

Queen's Square en Bristol
Queen’s Square – Martin Fowler

Este parque de estilo georgiano está ubicado en el centro de Bristol y está rodeado de árboles y calles empedradas. Queen Square es un lugar ideal para relajarse, disfrutar de eventos al aire libre (conciertos y obras de teatro) y pasar una tarde o una mañana al sol.

6. Puente Peros

Fue emplazado sobre el puerto y es una pasarela peatonal dedicada a un esclavo que vivió y murió en Bristol. Tiene tres tramos y el central es móvil (para permitir el paso de los barcos con cierta altura). Está decorado con dos esculturas “de cuernos” que además sirven de contrapeso para los extremos.

“Viajar permite huir de la rutina diaria, del miedo al futuro.”

-Graham Greene-

Y aún hay mucho más que ver en Bristol. Uno de los lugares que no hay que perderse es The Matthew, una réplica perfecta del barco que John Cabbot utilizó para descubrir América del Norte en 1497. También hay varios museos interesantes, como el MShed, dedicado a la historia de la ciudad, o el @Bristol, centrado en la ciencia.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar