Una excursión para avistar ballenas en la bahía de Samaná

Patricia Hernández · 24 febrero, 2019
Alrededor de 1500 ballenas viajan cada año hasta este lugar para cortejarse, aparearse y tener a sus crías antes de viajar a las gélidas aguas del norte.

La bahía de Samaná es uno de los mejores lugares del mundo para la observación de las ballenas jorobadas. Este maravilloso rincón de la República Dominicana, además, ofrece otras posibilidades turísticas que no puedes dejar de conocer. Nosotros te las contamos. ¿Te animas a descubrirlas?

Ballenas jorobadas en la bahía de Samaná

Como hemos adelantado, la bahía de Samaná es un destino inmejorable para avistar ballenas jorobadas. Estos preciosos mamíferos tienen un tamaño medio de 15 metros, y pueden llegar a pesar hasta 50 toneladas. Al respirar aire, deben salir con regularidad a la superficie.

Ballena jorobada en la bahía de Samaná
Ballena jorobada – Rui Freitas Rego / Flickr.com

Las ballenas que llegan a las costas de la República Dominicana proceden de las lejanas y frías aguas del norte. Lo habitual es que vengan aquí a parir sus crías y esperen a que estén listas para retomar el viaje de vuelta.

La razón es que, al nacer, los ballenatos tienen una capa de grasa muy fina, insuficiente para soportar las aguas frías. Para constituir una capa más protectora necesitan consumir diariamente nada menos que unos 200 litros de leche materna.

Aunque es raro, algunas ballenas conciben y tienen a su cría en la misma bahía de Samaná. La duración de la gestación oscila entre los 11 y los 12 meses, y la hembra tiene un nuevo retoño cada dos o tres años.

Además de a las hembras junto a sus retoños, en la bahía de Samaná es posible ver a los machos realizando un ritual de seducción. Un ritual en el que cantan (entre ellos pueden oírse hasta a 35 kilómetros) y hacen saltos fuera del agua. Desde luego, un espectáculo natural digno de admirar.

Disfruta de la experiencia

Ballena jorobada en la bahía de Samaná
Ballena jorobada

Hay que tener en cuenta que la observación de las ballenas jorobadas está reglamentada. Por ello, y con el fin de respetar las normas, lo ideal es embarcar con empresas reconocidas y que tienen las autorizaciones necesarias del Ministerio de Medio Ambiente.

Siguiendo este consejo, es posible escoger entre numerosas empresas que ofertan dicha excursión. Esta suele realizarse entre los meses de enero a marzo, incluye almuerzo y bebida, así como las explicaciones pertinentes de un biólogo marino.

Por otra parte, los precios rondan los 60 dólares. La excursión suele durar alrededor de tres o cuatro horas y permite observar a estos magníficos animales a unos pocos metros de distancia. Todo un espectáculo.

Hay otra forma de avistar ballenas en este lugar. Para ello, en tierra firme hay un observatorio. Con solo unos prismáticos, también se podrá disfrutar de la belleza del movimiento de las ballenas jorobadas.

Otros encantos bahía de Samaná

Además de avistar ballenas jorobadas, en la bahía de Samaná no se puede dejar de visitar alguna de sus playas de ensueño. Ideales para descansar o para disfrutar de algún deporte acuático. Todo ello rodeado de una vegetación que le da una gran belleza.

Playa Rincón en Samaná
Playa Rincón

Destaca especialmente Playa Rincón, catalogada como una de las mejores del mundo. Son tres kilómetros de arenas finas y blancas, aguas totalmente cristalinas  y  palmeras junto a la orilla. Suena paradisíaco, ¿verdad? Pues lo es.

Dejamos a un lado las playas y nos adentramos en el Parque Nacional de los Haitises. Un espacio natural que esconde elementos paisajísticos realmente impresionantes (cayos, manglares, bahías…). Como curiosidad, en él se rodaron algunas de las escenas de Jurassic Park. 

Otra maravilla de la naturaleza es la cascada El Limón, cuyo salto de agua alcanza los 50 metros de altura. A sus pies hay una piscina natural en la que es posible bañarse. Para acceder al lugar es necesario recorrer un sendero de terreno irregular por un bosque tropical, pero merece la pena.

Como habrás podido comprobar, la bahía de Samaná tiene una gran cantidad de atractivos, empezando por la razón de ser de este artículo: el avistamiento de ballenas jorobadas. Sin duda, una experiencia inolvidable que no se puede vivir en muchos otros sitios. ¿Dispuesto a comprobarlo?