Visitar Auvers-sur-Oise, un lugar para fans de Van Gogh

24 julio, 2018
Nos vamos al lugar en el que Van Gogh pasó sus últimos meses de vida, donde creó muchas de sus obras y donde está enterrado.

Auvers-sur-Oise es conocida por ser el lugar donde pasó sus últimos días el famoso pintor Vincent van Gogh. Por tanto, esta población y comuna francesa es uno de los destinos turísticos predilectos de los admiradores de la obra de este artista. A continuación, te descubrimos todo sobre este rincón. ¿Te animas a conocerlo?

La vida de Van Gogh en Auvers-sur-Oise

Auberge Ravoux en Auvers-sur-Oise
Auberge Ravoux – Emmanuelle Richard / Flickr.com

Los últimos años de Van Gogh estuvieron marcados por sus problemas psiquiátricos. El pintor sufría colapsos y padecía angustia, así como terror y alucinaciones con accesos de ira. Después de abandonar el sanatorio de Saint-Rémy-de-Provence, donde estuvo ingresado por estos problemas, decidió trasladarse a Auvers-sur-Oise.

Ya en la comuna francesa, el pintor holandés se instaló en la pensión Ravoux, donde conoció al Dr. Paul Gachet, que se ofreció a cuidarle. Van Gogh inició entonces una intensa actividad artística. De hecho, en sus últimos treinta meses de vida creó nada menos que unas quinientas obras.

Lamentablemente, en febrero de 1890 Van Gogh sufrió una nueva crisis. No le impidió pintar, sin embargo, su depresión fue a más y el 27 de julio de ese año se disparó en el pecho con un revólver mientras paseaba por el campo. Murió dos días después, con solo 37 años.

“No olvidemos que las pequeñas emociones son los capitanes de nuestras vidas y las obedecemos sin siquiera darnos cuenta.”

-Vincent van Gogh-

Cuadros que Van Gogh pintó en Auvers-sur-Oise

Iglesia de Auvers-sur-Oise de Van Gogh
Iglesia de Auvers-sur-Oise – Wikimedia Commons

Pasear por Auvers-sur-Oise es trasladarse a las distintas obras que Van Gogh pintó en la población. Una de ellas es La iglesia de Auvers-sur-Oise. Como su nombre indica, muestra la construcción religiosa que está situada sobre una colina levemente elevada. En dicha obra los colores son fuertes y las pinceladas, vigorosas.

Pasamos a El jardín de Daubigny, en el que Van Gogh representó el jardín de la casa que tenía en el pueblo el pintor parisino Charles-François Daubigny. Hoy la casa-taller alberga algunas de las obras de este, así como retratos de familiares y de amigos. La visita se puede completar yendo al Museo Daubigny, en Villa des Colombières.

Respecto a los paisajes que Van Gogh representó destacan tres obras: Campos de trigo bajo el cielo nublado, del que muchos afirman que se trata de su último óleo; Paisaje con el castillo de Auvers, en la que los tonos anaranjados y amarillentos del cielo contrastan con los verdes de la vegetación; y Paisaje con carruajes y tren de fondo.

Por tanto, los amantes de Van Gogh no pueden abandonar Auvers-sur-Oise sin visitar su iglesia, el castillo de Auvers o el estudio de Daubigny.  Además, se deben buscar las otras veintinueve placas que están repartidas por la comuna con imágenes de las obras que pintó el holandés y los edificios o panorámicas que le inspiraron.

Más lugares relacionados con Van Gogh en Auvers-sur-Oise

Tumba de Van Gogh en Auvers-sur-Oise
melina1965 / Flickr.com

Además de las construcciones que acabamos de ver que Van Gogh plasmó en sus lienzos, se puede aprovechar para visitar otros lugares que guardan relación con el artista. Uno de esos sitios es el cementerio, donde está enterrado junto a su hermano Theo, fallecido seis meses más tarde que el pintor.

Theo tuvo un papel muy importante en la vida de Van Gogh, ya que, de entrada, le dio apoyo financiero de manera constante y desinteresada a lo largo de su vida. La relación entre ambos está plasmada en un documental que se puede ver en la pensión Ravoux

En este lugar, además, se puede ver la la habitación en la que pernoctó el artista. Una habitación que se mantiene intacta. El precio de la entrada es de seis euros.

Otro de los lugares imprescindibles que deben visitar los que quieran saber más de Van Gogh es la casa del doctor Gachet. La entrada es gratuita y alberga diversas exposiciones sobre el pintor en su interior. De hecho, se pueden ver varios elementos que aparecen en los óleos del holandés, como la mesa roja del Retrato del doctor Gachet.

Auvers-sur-Oise es, por tanto, una muy buena oportunidad para conocer los escenarios que inspiraron a Van Gogh en la última etapa de su vida. Otro punto a favor es su cercanía a la capital de Francia, donde poder visitar además el Museo de Orsay, con diversas obras del famoso pintor holandés.

Te puede gustar