Descubrimos Asís, una bonita ciudad italiana

· 17 mayo, 2016

Decir la palabra “Asís” es para la mayoría pensar en San Francisco (y viceversa). Esta ciudad de la provincia de Perugia no solo vio nacer al fundador de los franciscanos, sino también a Santa Clara, fundadora de las clarisas, por lo tanto la religión aquí se experimenta con mucho fervor. Hoy te describimos la belleza de Asís ¡No te lo pierdas!

Asís: paseando por la ciudad de San Francisco

Asís mantiene la muralla de tiempos medievales y sus 8 puertas de entrada son las originales… ¡Y están en muy buen estado! También siguen en pie los castillos Rocca Maggiore y Minore (mayor y menor), que sirvieron de atalayas defensivas varios siglos atrás.

Asís
Asís – leoks

El paseo por Asís comienza en la Piazza Santa Chiara, uno de los sitios más amplios de la ciudad. Lo que más llama la atención es la basílica dedicada a esta santa, sobre todo su fachada.

Siguiendo por la Vía S. Chiara, que cambia de nombre a Corso Mazzini, nos damos cuenta de lo que Asis tiene para ofrecernos: nada más y nada menos que callejuelas al mejor estilo medieval, edificios de piedra, algunos restaurantes, museos y galerías de arte.

Asís
Asís – canadastock

Al llegar a la Piazza del Comune verás que allí es donde se concentra el movimiento de la ciudad. Tenemos en los alrededores al Ayuntamiento y el templo de Minerva, de la época del emperador romano Augusto y cuya fachada es original, aunque su interior acoge es la iglesia de Santa María.

Debajo de la plaza comunal podemos ver algunos vestigios de un foro romano y muy cerca de allí el museo del periodo romano, más que interesante porque está dentro de la antigua iglesia de San Nicolás.

Allí donde descansa San Francisco de Asís

Para llegar a la basílica de San Francisco debes tomar la Vía Portica (camina despacio porque tiene una pendiente considerable). Esta calle es bastante turística y concurrida, por ello no debería asombrarte el hecho de encontrar personas vestidas con el hábito del santo. Luego caminas por las Vías A. Fortino y San Francesco, entre tiendas de todo tipo.

Basílica de San Francisco de Asís
Basílica de San Francisco de Asís – Zvonimir Atletic

Y así es como llegas al atractivo más destacado de Asis, tras asomar a una gran explanada. Simplemente observar la fachada del edificio emociona, sin importar la religión de quien la admira. Hasta este punto llegan muchos peregrinos año tras año. ¿La razón? Nada más y nada menos porque en la basílica descansan los restos de San Francisco de Asís.

“Comienza haciendo lo necesario; luego haz ,lo posible y de repente estarás haciendo lo imposible.”

-San Francisco de Asís-

Dentro de las instalaciones se puede aprender mucho sobre la vida y los milagros del santo a través de los frescos de Giotto. La Basílica Interior es más pequeña, los techos en forma de arcos se vuelven más bajos, la luz es más tenue… y nos preparamos para llegar a la cripta con la tumba de Francesco.

Asís
Asís – JeniFoto

Una vez que salimos del templo podemos seguir paseando por las pintorescas calles de Asís. Una de ellas es Vía Cardinale Merry del Val, con muy lindas vistas de las murallas. Siguiendo por ella llegamos a la Puerta de San Giacomo y al tomar la calle homónima salimos a una avenida larga. Si doblas en Vía San Paolo terminarás en la Piazza del Comune.

No puedes perderte la Catedrale di San Rufino (en la Piazza del mismo nombre), un templo importante porque allí fueron bautizados Francisco y Clara. Se dice que este es el lugar donde la segunda escuchó un sermón del primero y decidió unirse a la causa.

El Bosque de San Francisco y su encanto

Si te quedan energías para continuar el paseo por Asís te recomendamos que vayas al Bosque de San Francisco. Accederás a él por una puerta a la derecha de la Basílica Superior. Durante muchos años estuvo abandonado, pero gracias al aporte del Fondo Ambiente Italiano ahora está abierto al público.

Asís
Asís – gab90

La relación que tenía San Francisco con la naturaleza y los animales es conocida (es el patrón de la ecología), por ello pasaba muchas horas paseando por este bosque. Hoy en día el recorrido está dividido en tres tramos. Podemos encontrar a nuestro paso árboles monumentales, arbustos, frutales y huertos.

Tu paso por Asís será realmente especial, ya sea caminando por la ciudad o por el bosque. Te recomendamos ambas experiencias. ¡No las olvidarás!