5 razones para visitar Castro Urdiales en Cantabria

· 8 enero, 2018

En el norte de España, frente a las costas del mar Cantábrico, Castro Urdiales es una ciudad ligada a la vida marinera y con un patrimonio histórico impresionante. Te vamos a dar algunas razones para visitar este precioso lugar de Cantabria. No te resistirás a organizar una escapada.

1. Por su casco antiguo

Iglesia de Castrourdiales
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción – FCG

El punto de partida de la ciudad es, sin duda, su “Puebla Vieja”. Es el casco antiguo, declarado Conjunto Histórico Artístico, con su castillo-faro, su puente medieval y las ruinas de la iglesia románica de San Pedro.

Pero uno de los lugares más bellos es la iglesia de Santa María de la Asunción, de estilo gótico (uno de los mejores exponentes de esta corriente de todo el Cantábrico). Fue construida por órdenes del rey Alfonso VIII de Castilla en el siglo XIII, aunque no terminó de erigirse hasta el XV.

Las calles del casco viejo de Castro Urdiales son realmente para perderse. Este lugar se combina el ambiente medieval con el encanto pesquero y hasta con el pasado romano. Hallarás casas con balcones de madera y varios restaurantes con terrazas para descansar un rato.

2. Por sus playas

Playa de Brazomar en Castro Urdiales
Playa de Brazomar – Trazos sobre Papel

Uno de los principales atractivos de Castro Urdiales son sus playas, situadas en un bonito litoral con acantilados algo abruptos que te dejarán sin aliento. Una de las playas más visitadas es Brazomar, que forma una bahía pequeña junto al Solarium de Don Luis.

Además puedes visitar Ostende, una playa artificial en el extremo oriental, muy tranquila e ideal para ir con niños. Cerca del casco antiguo y del barrio de los marineros, El Pedregal es un sitio increíble, repleta de piedras y rocas donde el mar Cantábrico rompe con fuerza. Por último, un poco más alejada de la ciudad está Oriñón, elegida por los surfistas y rodeada de acantilados.

3. Por su gastronomía

Vista de Castro Urdiales
Castro Urdiales – Philip Lange

A nivel provincial, Castro Urdiales es famosa por la calidad de sus restaurantes, no solo en cuanto a estructura sino también a menús, variedad y calidad de sus platos. Hay muchas opciones, además de los típicos pinchos. La oferta se basa, sobre todo, en pescados y mariscos del mar Cantábrico, como por ejemplo la merluza en salsa verde, las almejas en cazuela y los maganos encebollados en su tinta.

La bebida tradicional es el orujo, pero también se pueden consumir sidra y chacolí. No dejes de probar los ricos vinos locales. Y en cuanto a postres, opta por los sobaos, las natillas, las quesadas pasiegas y la leche frita.

4. Por sus recorridos culturales

Antiguo muelle minero en Castro Urdiales
Antiguo muelle minero – imagestockdesign

Castro Urdiales tiene un gran pasado minero, relacionado a su vez con el ferrocarril. Gracias a las llamadas “vías verdes” podrás aprender bastante sobre ambas actividades a través de cinco itinerarios diferentes.

Vía de Setares va desde las ruinas del poblado homónimo hasta el repetidor del Pico Ario (casi 6 km). La vía de Traslaviña comienza en Punta de San Andrés y termina en el túnel de Herreros (casi 7 km) y la vía de Alén atraviesa Castro Urdiales y Callejamala (11 km).

Los otros dos recorridos son la vía de Dícido, que empieza en la playa Dícido de Mioño y finaliza en Saltacaballos (3 km), y la vía del Piquillo discurre entre Ontón y Paraje del Hoyo Covarón (2 km). Son recorridos hermosos que permiten descubrir el encanto del entorno de Castro Urdiales.

“Si no sabes a dónde vas, cualquier camino te llevará allí.”

-Lewis Carroll-

5. Castro Urdiales y sus fiestas

Castro Urdiales
Castro Udiales – Evelyn_Says

En Castro Urdiales ha diferentes fiestas de interés, y algunas se desarrollan con pocos días de diferencia. A principio de año se celebran los carnavales con sus trajes vistosos y más tarde, el Viernes Santo, se lleva a cabo una representación de la Pasión viviente.

Junio, julio y agosto son los meses más festivos: la festividad de San Juan, el 24 de junio; la de San Pelayo Mártir, el 26 de junio; la del Coso Blanco, el primer viernes de julio; la de la Virgen del Carmen, el 16 de julio; la de Santa Ana, el 26 de julio; y la de Santa María de la Asunción, el 14 de agosto. Para ir cerrando el año, cada 30 de noviembre se celebra el día de San Andrés Apóstol.