5 curiosidades de Angkor Wat en Camboya

Patricia 13 enero, 2018

Angkor Wat es el templo principal de Camboya. Su origen se remonta al siglo XII y es de culto hinduista. Su importancia es tal que, además, está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Si quieres saber más sobre este edificio religioso que es visitado cada año por miles de turistas no dejes de leer, pues a continuación te descubrimos algunas curiosidades del mismo.

1. Angkor Wat aparece en la bandera de Camboya 

Templo de Angkor Wat
Angkor Wat – Sean Heatley

El templo de Angkor Wat es todo un símbolo del país asiático, de ahí que esté presente en su bandera. Esta consta de tres franjas horizontales: dos de color azul y una central más grande de color rojo. Es precisamente en esta última donde se ubica la representación en blanco de la entrada principal del templo.

La bandera ha sufrido modificaciones a lo largo de los últimos siglos, pero Angkor Wat siempre ha estado presente en ella, a excepción de la que estuvo en vigencia durante el dominio de Japón (1942-1945) y cuando la Autoridad Transitoria de las Naciones Unidas (1991-1993) se instaló en Camboya. La actual se remonta a 1948, cuando el país se declaró independiente.

2. Su nombre actual es posterior a su construcción 

Angkor Wat
Angkor Wat – milosk50

Y es que Angkor (“capital”) Wat (“templo”) en sus inicios se llamaba Preh Pisnokar, nombre póstumo del que fuera su fundador: Suryavarman II. Este alcanzó el poder tras asesinar al rey Dharanindravarman, por lo que algunos historiadores opinan que, para contrarrestar la ilegitimidad de su reinado, mandó construir este templo de dimensiones colosales.

Según la leyenda, Suryavarman II soltó un buey a la espera de que, bajo la influencia divina, se tumbara eligiendo el lugar ideal para la edificación. Sea cierto o no, el templo fue construido junto a la antigua ciudad de Yashodharapura, cuyo nombre significa “ciudad sagrada”. Y se tardó solo treinta y siente años en erigirlo.

3. Es la mayor estructura religiosa jamás construida

Vista aérea de Angkor Wat
Angkor Wat – Alexey Stiop

Este es el templo hinduista más grande del mundo. No es de extrañar, dadas sus dimensiones, pues consta de tres recintos rectangulares concéntricos de altura creciente. En el más interior se elevan cinco torres en forma de loto, alcanzando la torre central una altura de 65 metros. Todo ello está rodeado por un lago de 3,6 kilómetros de longitud y de una anchura de 200 metros.

Asimismo, sus medidas no son ninguna casualidad, ya que, por ejemplo, la de los muros exteriores suman 365.24, lo que dura un año solar. Mientras, la torre principal y el altar tienen una media de 91×91 hat (el codo camboyano, medida que equivale a 0.435 metros), que es la duración media en días entre un equinoccio y un solsticio, y viceversa.

4. No siempre ha sido de culto hinduista 

Esculturas en Angkor Wat
Angkor Wat – Aleksei Sarkisov

Como consecuencia de los distintos reinados, Angkor Wat fue durante años un templo budista. Todo empezó en 1177, cuando Angkor fue saqueada por los Cham. Pocos años después, con la llegada del rey Jayavarman VII, se expulsó a los invasores. Sin embargo, este abandonó el hinduismo y se convirtió al budismo.

Con Jayavarman VIII se retomaron las creencias hinduistas, lo que se acompañó de la mejora de algunos templos, incluido Angkor Wat. En 1295 ascendió al poder Srindravarman, que había sido ordenado monje budista en Sri Lanka, por lo que cambió nuevamente la religión del imperio jemer hacia el budismo.

También empezaron a llegar los primeros monjes budistas Theravadas, que transformaron los distintos templos para la nueva religión, estando Angkor Wat entre ellos. Estos lo habitaron incluso cuando Angkor fue abandonada en el siglo XVI.

5. Fue descubierto por occidente en el siglo XVI 

Angkor Wat
Angkor Wat – DeltaOFF

La primera visita documentada de un occidental a Angkor Wat se produjo en 1586, y fue realizada por el fraile capuchino portugués António da Madalena. Así describía el religioso este fabuloso templo:

“Una construcción extraordinaria que no es posible describirla por escrito. Posee torres, decoración y todos los refinamientos que el genio humano puede concebir”.

Posteriormente, otros pioneros europeos visitaron las ruinas. Entre ellos, el misionero francés Charles Emile Bouillevaux, que dejó constancia de ello en uno de sus libros; y el naturalista y explorador Henri Mouhot, que consiguió atraer la atención popular hacia Angkor. Poco después Camboya se convirtió en protectorado francés.

Te puede gustar