Visitamos 4 ciudades de Irlanda del Norte

Juan Luis Minarro 16 noviembre, 2017

Irlanda del Norte es una de las regiones más bellas y verdes de Europa. El espectacular colorido de su vegetación montañosa no deja indiferente a nadie. Otro tanto ocurre con las ciudades que en ella se encuentran, muchas de las cuales parecen salidas de alguna película de fantasía medieval. No es de extrañar que diversas escenas de la famosa serie televisiva Juego de Tronos hayan sido grabadas en estas tierras.

A día de hoy, Irlanda del Norte se ha convertido en sinónimo de una inmensa tradición cultural. Eso sí, mezclada con la arquitectura más actual y una enorme variedad de ofertas de diversión y ocio. Nos abrochamos los cinturones para no perdernos ni un paso en nuestro recorrido algunas de sus ciudades más increíbles.

Belfast, capital de Irlanda del Norte

La historia de la ciudad de Belfast se remonta a hace miles de años. En irlandés, el nombre de esta villa significa “el vado arenoso en la desembocadura del río”. Toda una definición que no hace justicia ni por asomo a lo que hoy es esta bella ciudad.

Belfast en Irlanda del Norte
Belfast – William Murphy / Flickr.com

Lo primero que llama la atención son los magníficos murales, enormes pinturas que decoran las fachadas de montones de casas. El conflicto que hace poco más de un par de décadas tenía lugar en sus calles se recuerda hoy gracias a ellos.

El barrio católico de Falls y el protestante de Shankill pueden ser el punto de partida de nuestro tour. Si queremos seguir descubriendo curiosidades, esta metrópoli también esconde otros secretos de interés. Por ejemplo, su puerto sirvió para la construcción del malogrado transatlántico Titanic. Su museo se halla junto a los estudios de grabación de Juego de Tronos.

“No existen tierras extrañas. Es el viajero el único que es extraño.” 

Robert Louis Stevenson

Derry, también conocido como Londonderry

Murallas de Londonderry en Irlanda del Norte
Murallas – Philip Willcocks

Derry, también conocida como Londonderry, es la ciudad que sigue a Belfast en la lista según su importancia en Irlanda del Norte. Los enfrentamientos entre republicanos y unionistas también han marcado el desarrollo histórico de Derry. El “Bloody Sunday” aún es recordado con escalofríos.

Por ello, allí se puede visitar el Museum of Free Derry. En él se guarda documentación relacionada con aquellos duros momentos y que permiten tener una visión más amplia de ellos. De hecho, aquí también es posible realizar una ruta para visionar murales que los recuerdan.

Sin embargo, su parte amurallada, así como la catedral de St. Columb suelen atraer más a los turistas. Y es que, aunque parezca mentira, Londonderry es la única población irlandesa que todavía conserva una muralla en perfectas condiciones. Data esta del siglo XVII, época en la que los ingleses la utilizaban contra los ataques de los fieros irlandeses.

Lisburn, un precioso destino

Lisburn en Irlanda del Norte
Lisburn – Bobby McKay / Flickr.com

Es la tercera ciudad en importancia de Irlanda del Norte. Su edificio más antiguo data del siglo XVII y hoy es sede del Irish Linen Centre & Lisburn Museum. En su interior podremos admirar sus colecciones y asistir a un singular y variado tipo de demostraciones relacionadas con la industria del lino.

En Lisburn se encuentra, además, la Asociación de Aviación de Ulster. Reservando con antelación podremos acceder a un museo de aviones y avionetas que, sin duda, hará las delicias de toda la familia.

Pero como no todos son amantes de las emociones fuertes y la velocidad, en esta ciudas hay planes mucho más tranquilos. Un paseo más que recomendable es el que se puede llevar a cabo por los alrededores del Hillsborough Fort. Este fabuloso inmueble se completó en 1650, después de 20 años de trabajos.

Newry, el Campo del Tejo

Newry en Irlanda del Norte
Ayuntamiento de Newry – Eric Jones / commons.wikimedia.org

Newry es un antiguo término irlandés que significa Campo del Tejo. Desde luego, se trata de una ciudad pequeña, pero con una buena y más que decente oferta cultural. Se tiene constancia de que este espacio ha hecho las veces de asentamiento humano desde el año 4000 a.C.

Con el paso del tiempo, la mayor parte de su legado histórico-arquitectónico se ha ido perdiendo. Por suerte, hasta nuestros días han llegado edificaciones de los siglos XVII y XVIII en perfectas condiciones.

De entre todas ellas resalta el Bagenal’s Castle, del siglo XVI. Como era de esperar, este también ha servido como emplazamiento de rodaje para la serie de HBO Juego de Tronos.

Te puede gustar