Visitando las gargantas del Tarn en Francia y mucho más

El río Tarn da nombre a toda una región al sur de Francia, muy cercana a la gran ciudad de Toulouse. Y ese es uno de sus principales atractivos, ya que en la cercanías de una urbe tan moderna como Toulouse podemos hacer turismo de naturaleza por lugares realmente hermosos. Por todos los valles y gargantas del Tarn y sus afluentes.

Las gargantas del Tarn propiamente dichas

Cuando nos referimos a las gargantas del Tarn, en concreto estamos  hablando de una zona ubicada al norte de la histórica villa de Millau. Allí confluyen varios cursos de agua afluentes del Tarn, los cuales con su fuerza han ido excavando bellos barrancos en este paisaje calcáreo.

Gargantas del Tarn
Gargantas del Tarn – siete_vidas

Por toda esa zona se han habilitado diferentes senderos, para recorrerlos tanto en bici como caminando. Durante esas caminatas se puede aprovechar para darse algún que otro chapuzón en las pozas donde el agua, además de cristalina, está muy calmada.

Pero también hay áreas donde el curso fluvial baja con más fuerza, lugares donde se puede remar en canoa e incluso hacer rafting o barranquismo.

El patrimonio histórico de las gargantas del Tarn

Los paisajes agrestes son las grandes estrellas de una visita a esta zona de Francia. Pero también hay que aprovechar para descubrir algunos lugares cargados de historia y de arte. Comenzando por la propia ciudad de Millau, que hemos nombrado antes. En ella llaman la atención su Puente Viejo o la iglesia de Notre Dame.

Saint Chely du Tarn
Saint Chely du Tarn – siete_vidas

También hay que visitar el espectacular castillo de Peyrelade, en lo alto de una roca. Y por supuesto, hay que acercarse a ver las casas colgadas de Rome-de-Tarn o la belleza de Brousse-le-Château, que forma parte de la lista de pueblos más hermosos de Francia.

Siguiendo el curso alto del río Tarn

Las gargantas del Tarn es lo más relevante paisajísticamente hablando de este río. Pero el itinerario por esta región del sur de Francia puede descubrirnos otras maravillas situadas a sus orillas. Algunas incluso sobre sus aguas, como es el caso del viaducto de Millau, inaugurado en 2004 y que se eleva sobre el cauce, ni más ni menos que 343 metros.

Viaducto Millau en Francia
Viaducto Millau – Joaquin Ossorio Castillo

De hecho, las gargantas son la parte alta de este río que tiene un recorrido de casi 400 kilómetros desde su nacimiento a los pies del monte Lózere. Unas tierras por las que se desarrolla el llamado Camino de Robert Louis Stevenson, que evoca las caminatas que dio por aquí el célebre escritor americano.

“Yo no viajo para ir a alguna parte, sino por ir. Por el hecho de viajar. La cuestión es moverse.”

– Robert Louis Stevenson –

El tramo medio del río Tarn

Y una vez recorrida toda la zona de las gargantas, el paisaje se convierte en más amable, especialmente a partir del pueblo ya citado de Brousse-le-Châteay. Desde ahí el río Tarn circula entre poblaciones de gran atractivo, y la primera de ellas es Albi.

Albi en Francia
Albi – Natashilo

Una ciudad célebre por dos motivos. Uno es su espectacular catedral medieval de Santa Cecilia, con su característico tono rojizo. Y la segunda razón para visitar Albi es para poder entrar en el Museo Toulouse Lautrec, y es que este gran pintor de finales del siglo XIX nació en esta localidad y aquí se puede ver una importante colección de su arte.

Pero seguimos el curso del Tarn y llegamos a Gaillac, población situada en un meandro del río, donde lo mejor que podemos hacer es sentarnos a contemplar el panorama y bebernos uno de los famosos vinos que llevan el nombre de la población.

Hacia la desembocadura del río Tarn

Obviamente, el río continúa su descenso hasta su desembocadura en el gran caudal del Garona. Antes de eso atravesará la destacada ciudad de Montauban, con todo tipo de servicios, y desde ahí llega a Moissac.

Moissac
Moissac – Anibal Trejo

Moissac posee uno de los mejores repertorios de escultura románica en Francia. Unas esculturas que se encuentran en la iglesia de San Pedro de Moissac, importante templo en el Camino de Santiago a su paso por el sur del país galo.

Desde luego, este lugar es una magnífica despedida del río Tarn, ya que finalmente, a poca distancia de Moissac, desemboca en el Garona tras un itinerario de 381 kilómetros.

Categorías: Inspiraciones Etiquetas:
Te puede gustar