Conoce el río Mekong, uno de los más importantes de Asia

· 19 noviembre, 2018
Es el río más largo del sureste de Asia y en él se descubren paisajes de gran belleza. Nace en el Tíbet y su cuenca atraviesa seis países.

El río Mekong fluye a través de seis países asiáticos: China, Birmania, Laos, Tailandia, Camboya y Vietnam. Por ello, no es de extrañar que se trate de uno de los ríos más importantes del mundo. En este artículo te descubrimos más sobre él, así como las posibilidades turísticas que ofrece. ¿Nos acompañas? Sin duda, no te dejará indiferente.

Características del río Mekong

Río Mekong
Río Mekong

El río Mekong tiene una cuenca de nada menos que de 810.000 km² y un vertido anual de 475 km³. No obstante, las variaciones estacionales en su caudal, así como la presencia de cascadas y de rápidos en su recorrido, hacen que resulte difícil la navegación fluvial.

Respecto a su origen, el río Mekong nace en la meseta del Tíbet, en la cordillera del Himalaya, a una altura de 5.224 metros. Como hemos dicho, recorre seis países, el último de ellos, Vietnam. Allí era conocido como el río de los nueve dragones porque se dividía en nueve brazos antes de desembocar en el mar de China Meridional.

Por otro lado, y como no podía ser de otra forma, el río Mekong cuenta con numerosos afluentes. Algunos de los más importantes son los ríos Tha, Ou, Ngum, Mun, Kading, Xe Bang Fai, Banghiang, Kok, Nam On, Srepok, o Kong.

Riqueza del río Mekong

Campos de arroz en el delta del río Mekong
Campos de arroz en el delta del río

El río Mekong proporciona sustento a millones de personas de la península de Indochina, principalmente por la cantidad de pescado que se extrae de sus aguas. Y es que alberga unas mil doscientas especies de peces, como la carpa siamesa de barro, el pez gato del Mekong o el delfín belga del río Irrawaddy.

El caudal del Mekong también hace que este sea la base de otro pilar de la riqueza de la zona: la agricultura. Sobre todo el cultivo de arroz, pues es enriquecido por el rico y abundante limo que transporta el río.

No obstante, la construcción de grandes represas o las técnicas de pesca empleadas están suponiendo una amenaza para el Mekong. Y también lo es para la calidad de vida de los habitantes de las aldeas o pueblos que hay junto al río.

Reclamos turísticos del río Mekong

Bolas de fuego de Naga en el río Mekong
Bolas de fuego de Naga – J A Forbes / Wikimedia Commons

En el río Mekong se da un fenómeno en el que bolas de fuego se elevan de sus profundidades para brillar intensamente antes de volver a desaparecer.

Son de color rojizo, tienen el tamaño de un huevo y han llegado a verse decenas de miles en una noche. Su aparición coincide sobre todo con el final del Festival Budista de Lent, en Nong Khai, en Tailandia.

El origen de dicho fenómeno, al que se conoce como la bola de fuego de Naga, aún no ha sido descubierto por los científicos. Se cree, sin embargo, que podría deberse a algún tipo de fermentación en el fondo del río.

Algo muy diferente piensan los locales. Ellos lo atribuyen al dios-serpiente Naga, que lanzaría las llamaradas para saludar a Buda tras finalizar el Vassa.

Navegar por el río

Delta del río Mekong
Delta del río

Otra posibilidad turística que ofrece es recorrer alguno de sus tramos en barca. Para ello solo hay que trasladarse, por ejemplo, a Huay Xai. Esta es una ciudad bañada por el río Mekong en la frontera entre Tailandia y Laos.

El recorrido llega hasta Luang Prabang, antigua capital de Laos. Su casco histórico es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, por lo que no puede dejar de visitarse.

El precio del trayecto es de doscientos cuarenta mil kips, lo que equivale a unos veinticuatro euros. Se puede hacer noche en el pequeño pueblo de Pak Beng, primera parada del recorrido. Una buena opción es ir a Bounmme Guesthouse, uno de los alojamientos más grandes y populares entre los turistas.

El río Mekong y su entorno ofrecen otras muchas experiencias únicas. Se puede explorar la provincia de Yunnan, en China o conocer las tribus montañesas del norte de Laos. También es posible relajarse en las islas y playas que componen Si Phan Don. O explorar el apasionante mundo acuático del delta de este fabuloso río.