Renos en Escocia: una gran experiencia

22 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Armando Cerra
Los maravillas naturales de Escocia son casi incontables. Estas tierras son famosas por sus lagos, sus bosques, sus prados. Pues bien, ahora vamos a conocer los renos del Parque Nacional de Cairngorms.

¿Te imaginabas que durante un viaje a Escocia podrías verte rodeado de una manada de renos salvajes? Sí, es posible. Y no te asustes, porque son unos renos de lo más amigables, que incluso pueden acercarse hasta ti para comer de tu mano. ¿Dónde? En el interior del Parque Nacional Cairngorms. ¿Te atreves?

¡Renos en Escocia!

Casi todos relacionamos estos gigantescos cérvidos con paisajes más septentrionales, como las tierras de Laponia, donde es habitual visitar las granjas de renos, y hasta Papa Noel circula en un trineo tirado por esos animales. De hecho, hay que aclarar que los renos de Escocia de los que os queremos hablar son originarios de Escandinavia.

Más concretamente, fueron traídos desde Noruega a mediados del siglo pasado, con la esperanza de que se habituaran a estos paisajes y se pudieran desarrollar dentro de un área específica del Parque Nacional Cairngorms. Desde luego, la introducción de renos fue un éxito, tal y como podemos descubrir actualmente en el área forestal de Glenmore.

Muchos turistas acuden para ver renos en Escocia.

Un paseo senderista por Glenmore

Escocia es un país de espacios naturales increíbles; basta con recordar sus famosas Highlands para comprobarlo. Sin embargo, el Parque Nacional Cairngorms no le anda a la zaga. De hecho, es el mayor parque nacional de todo el Reino Unido y tiene muchos atractivos que invitan a la visita.

Entre ellos, puedes optar por hacer una ruta senderista, mucho mejor guiada, para llegar hasta la zona donde viven los renos de Glenmore. Es recomendable la visita guiada porque estos expertos nos llevarán sin problemas hasta el paraje forestal adecuado, y ellos saben cómo llamar a los renos para que acudan cerca de las personas.

Además de ver renos, en el Parque Nacional Cairngorm de Escocia podemos hacer senderismo.

Y no solo eso, también llevan una especie de pienso de cereal perfecto para que ellos lo coman. Como ya mencionamos, no tienen reparo en hacerlo de la propia mano de los visitantes.

Sin duda, es una auténtica sorpresa verse tan cerca de estos animales, que pueden ser de un tamaño imponente. Pese a que son muy simpáticos y nada agresivos, hay que seguir las recomendaciones de los guías; básicamente, se trata de no asustarlos y, sobre todo, no tocarles la cornamenta, algo que los puede enfurecer.

Más cosas para ver y hacer en Cairngorms

Tal y como hemos dicho, el Parque Nacional de Cairngorms es el mayor de Escocia y de todo el Reino Unido. Y no solo eso, también es de los territorios más altos, ya que aquí se concentran algunos de los picos más altos de la isla. Por ello, también es la mejor zona de Gran Bretaña para practicar esquí.

Nuestro consejo es que preparéis la estancia en esta zona desde una de las ciudades de Escocia más hermosas y también más divertidas: Edimburgo. Tras disfrutar de esa urbe, podéis cambiar por completo de ambiente y buscar un buen alojamiento en el área de Cairngorms, porque no os va a decepcionar.

Además de hacer senderismo para descubrir una manada de renos o esquiar, se pueden hacer otras cosas. Si lo vuestro es la fauna, a lo largo de los paseos podréis ver un sinfín de rapaces y los rastros de especies tan escasas como el gato montés.

Asimiso, es posible visitar el atractivo lugar de Aviemore, donde podremos montar en un tren de vapor para recorrer la zona. Igualmente, es recomendable visitar el Lago de la Isla o Loch an Eilein. No es muy grande, pero es de lo más fotogénico, con ese islote central dominado por las ruinas de un castillo.

Loch an Eilend, un paisaje espectacular en Escocia.

Y una última curiosidad, ¿habéis visto la exitosa serie The Big Bang Theory? Si es que sí, seguro que os suena el famoso Bosón de Higgs que tanto menciona Sheldon Cooper. Pues bien, el verdadero físico Peter Higgs se inspiró en estos parajes del Parque Nacional de Cairngorms para idear tal teoría de la física. ¿Quién sabe lo que Escocia os inspirará a vosotros?