Un inolvidable recorrido en barco por el Danubio

· 27 enero, 2019
Un crucero fluvial por el Danubio nos da la oportunidad de descubrir algunas de las ciudades y capitales mas hermosas del Viejo Continente

Hacer un crucero fluvial en barco por el Danubio es una maravillosa experiencia, una de las más increíbles para adentrarse en el corazón de Europa. Es una actividad vacacional que no solo transita por paisajes y ciudades hermosas. Además, nos propone un viaje en el tiempo, a épocas de más galantes y aristocráticas. ¡Una experiencia de lo más interesante!

El Danubio, un río larguísimo

Este río recorre 10 países del Viejo Continente. Va desde la Selva Negra en Alemania hasta el mar Negro, entre Ucrania y Rumanía. Un recorrido increíble, y gran parte de él es navegable. Es decir, que es posible ir en barco por el Danubio durante kilómetros y kilómetros.

Se podría comenzar a navegar por él desde la propia Alemania, a la altura de la ciudad de Ulm. Desde ahí, un barco por el Danubio nos llevaría por Austria, Eslovaquia, Hungría, Croacia, Serbia, Rumanía, Bulgaria, Moldavia y Ucrania.

Hay que tener en cuenta que este río, con sus 2888 kilómetros es el segundo más grande de Europa.

Lugares que baña el Danubio

El Danubio en Ratisbona en Alemania
Danubio en Ratisbona

Ese itinerario en barco por el Danubio nos puede llevar a ciudades tan especiales y monumentales como Ratisbona en Alemania, o Linz en Austria. Eso por no hablar de su paso por Belgrado o su riqueza natural en su desembocadura, donde forma el hermoso y valioso delta, compartido por territorio ucraniano y rumano.

A eso hay que sumar infinidad de parajes hermosos, algunos protegidos como parques naturales o reservas de la biosfera. Por no hablar de pueblos o monumentos plagados de historia y de arte.

No obstante, aquí os vamos a proponer el más clásico de los cruceros en barco por el Danubio. Un recorrido por su tramo central, atravesando tres países: Austria, Eslovaquia y Hungría.

Comienzo del crucero en barco por el Danubio

Paso del Danubio por Viena
Paso del Danubio por Viena

El inicio de este itinerario es una de las ciudades más hermosas de Europa: Viena. La capital austriaca está estrechamente unida a este río, y se ha convertido en el puerto fluvial que da comienzo a los paseos en barco por el Danubio.

¿Qué decir de Viena? Os esperan palacios barrocos, neoclásicos y romáticos; también iglesias únicas. Recuerdos del Imperio austrohúngaro y de Sissi.

Aquí encontraréis algunos de los cafés más elegantes del mundo. Y también mucha, mucha música. De todo tipo, pero sobre todo el vals. Es la ciudad donde se compuso el célebre Danubio Azul, que, sin duda, sonará en algún momento durante vuestro paseo en barco por el Danubio.

Aguas arriba

Abadía de Melk
Abadía de Melk

Hay algunos recorridos que zarpan desde Viena remontando el río para llegar hasta Melk. Allí, en un emplazamiento espectacular, sobre una especie de acantilado fluvial, os espera el monasterio de Melk.

Este monumento, en el que intervinieron cientos de artistas del Barroco, es una de las muchas sorpresas que depara el recorrido en barco por el Danubio.

Bratislava

Castillo de Bratislava
Castillo de Bratislava

Tras remontar el río, lo suyo es dar la vuelta y seguir su curso, dejándose llevar por la corriente. Retornaremos a Viena, cuya vista desde el cauce es espectacular. Y tras eso cruzaremos la frontera con Eslovaquia. Allí nos espera su capital, Bratislava. Es una ciudad muy desconocida y, sin embargo, tiene mucho que ofrecer.

Es más tranquila que otros grandes focos turísticos de la zona, como la cercana Praga. Pero Bratistlava es otra de esas maravillas que nos descubre el recorrido en barco por el Danubio. Y desde luego, las vistas de su castillo al navegar ante la ciudad son de lo más fotogénico.

Un recorrido fronterizo

Después, nuestro paseo barco por el Danubio discurrirá durante muchos kilómetros por la línea fronteriza entre Eslovaquia y Hungría. Las aguas son la frontera casi hasta llegar a la ciudad húngara de Esztergom. Un lugar que merece una escala para ver su catedral de San Adalberto y el encantador barrio de Vizivaros.

Fin del recorrido

Puente de las Cadenas en Budapest
Puente de las Cadenas en Budapest

El itinerario en barco por el Danubio no podía tener un final más espectacular que la llegada a Budapest. Una joya monumental se mire por donde se mire. Aquí hay que visitar su castillo, el Bastión de Pescadores o algunos de los balnearios más elegantes de Europa.

Pero sobre todo, hay que maravillarse con la imagen del edificio del Parlamento reflejado en las aguas del río. Y un poco más allá nos espera el hermoso puente de las Cadenas. Ver eso convierte a este crucero fluvial en una actividad inolvidable.