Qué pagas al comprar un billete de avión

Edith Sánchez · 8 diciembre, 2018
Varios de los costos incluidos en el billete de avión no son muy claros. A veces los impuestos y las tasas corresponden a la mitad, o más, del precio final.

Cuando compras un billete de avión, en realidad, asumes diversos costos que no son estrictamente los del traslado o la tarifa base. De hecho, en muchos casos el transporte como tal no equivale ni siquiera a la mitad del precio total.

Hay toda una serie de cargos que se aplican al billete de avión y que en muchas ocasiones encarecen significativamente su precio. Algunos costos, en especial los impuestos, son el factor que hace que el transporte aéreo sea notablemente más caro que el terrestre.

Muchos piensan que el mayor costo se debe al gasto en combustible. Aunque sí es verdad que los aviones gastan gran cantidad de combustible, el número de pasajeros que pueden transportar lo compensa con creces. Así que ahí no está el quid de la cuestión.

¿Qué es en realidad lo que pagas cuando compras un billete de avión? Son, básicamente, los seis cargos que enseguida te comentamos.

Tarifas de la Administración de Seguridad en el Transporte

Interior de un avión

Las Tarifas de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) son el fruto inmediato de los atentados terroristas del famoso 11 de septiembre en Estados Unidos. Aunque es un cargo generalizado, no se cobra en todos los países.

Corresponde al dinero que se paga por las medidas de seguridad para evitar actos de terrorismo. Comenzó a cobrarse en los Estados Unidos y luego se extendió a otros países. Las aerolíneas trasladan este costo al pasajero.

El recargo por combustible en el billete de avión

Se llama recargo por combustible, pero en realidad no es el pago por el combustible que gasta el avión. Este costo se impuso hace aproximadamente una década. Fue una medida para compensar a las aerolíneas por los elevados precios del combustible en aquellos años.

Aunque el precio de los combustibles ha bajado, el recargo se mantiene en el billete de avión. Es uno de los más onerosos. No solo eso, sino que en algunas aerolíneas no se le denomina así, sino que se habla de “recargo de aerolínea” y otros nombres por el estilo. Esto impide que el usuario sepa en realidad qué está pagando.

Tarifas por el pase de abordaje

Pasajeros subiendo a un avión

Esta es una de esas tarifas que antes eran gratis en todas las aerolíneas. Con el tiempo, las low cost han ido adoptando la política de cobrar costos adicionales por esos servicios. Promocionan precios bajísimos, que no incluyen costos fundamentales como este del pase de abordaje.

Incluso se sabe de algunas aerolíneas de este tipo que cobrar una tarifa bastante elevada en el momento de hacer el registro en el aeropuerto. Ahora también algunas cobran por la elección del asiento, algo que, por sentido común, no tendría ningún costo adicional.

Tarifas administrativas

Las tarifas administrativas son uno de los grandes misterios del billete aéreo. Siempre aparecen registradas allí, sin que sepamos exactamente a qué corresponden. ¿Estamos pagando la administración de la aerolínea? ¿Eso no es lo que pagamos cuando adquirimos el billete de avión básico?

Según los expertos, las tarifas administrativas corresponden, simplemente, a lo que le cuesta a la aerolínea pagar su sitio web. Les pagamos el hosting, el dominio, la alimentación y el mantenimiento de esos sitios.

Impuestos

Pasajeros en aeropuerto

El porcentaje del coste destinado a los impuestos varía de país a país. Hay algunos lugares, como Colombia, donde el 42% del valor del billete corresponde a esas cargas tributarias. Esto es inusualmente alto. Sin embargo, toda compra de un pasaje de avión supone el pago de algunos tributos, en todos los países.

En casi todas las naciones se cobra el IVA o un impuesto a las ventas. También es habitual que se cobre un impuesto de turismo, aunque no siempre el país se beneficia del mismo. En todo caso, el pasajero debe pagarlo.

La tasa aeroportuaria

La tasa aeroportuaria es el pago que se hace por el derecho a hacer uso de un aeropuerto determinado. Pesa en el costo final del billete de avión, especialmente en ciertos destinos. Normalmente aparece en el billete bajo la denominación “tasas”.

Las tasas aeroportuarias más caras del mundo están en América Central y América del Sur. La más alta se cobra en Venezuela, y es de 60 dólares. La más baja se cobra en Argentina, 18 dólares. Esto, por supuesto, tiene un gran impacto en el costo final del billete de avión.