Descubre por qué no se cae la torre inclinada de Pisa

· 25 mayo, 2018
Según se mire, parece que esté a punto de caer, pero la torre de Pisa lleva inclinada desde el inicio de su construcción. Vamos a ver qué es lo que hace que se mantenga en equilibrio

La ciudad de Pisa es uno de los grandes atractivos de la Toscana italiana. Y si por algo es mundialmente conocida es por su famosísima torre. ¿Alguna vez te has preguntado por qué no se cae la torre inclinada de Pisa? A continuación, resolveremos todas tus dudas.

El origen del problema: un error durante su construcción

Torre de Pisa
Torre de Pisa – pandapaw

La torre de Pisa se comenzó a construir en 1173, pero no se terminó hasta el año 1370. Es decir, ¡tardó casi 200 años en ser erigida! Sin embargo, la inclinación comenzó a verse desde su origen por un problema con los cimientos: eran muy poco profundos para las características del terreno.

Es decir, muchos otros edificios de la época contaban con cimientos de profundidad similar (unos 4 metros). Sin embargo, el terreno bajo la torre era arenoso y arcilloso, debido a que había existido un cauce de un río en ese lugar en tiempos anteriores.

De hecho, ya durante su construcción hubo un movimiento de tierra que hizo que la torre se inclinara. Posteriormente, se terminó su construcción tomando medidas para corregir la inclinación, pero fue en vano. En los años siguientes continuó inclinándose cada vez más, a un ritmo de 7,2 centímetros al año.

¿Por qué no se cae la torre inclinada de Pisa?

Seguramente te hayas hecho esta pregunta alguna vez, pues es lo primero que se viene a la mente al observar la inclinación de la torre de Pisa. La respuesta a esta pregunta la tienen las leyes de la física.

Torre inclinada de Pisa
Alessandro Baffa / Flickr.com

En un campo gravitatorio uniforme, el centro de gravedad de un objeto coincide con el centro de masa. La gravedad actúa de manera que toda su masa se concentra en dicho centro de gravedad. Sin embargo, este lugar no es siempre simétrico, ya que el objeto puede tener más masa de un lado que de otro.

Dicho centro de gravedad, perpendicular al suelo, determina el equilibro o la caída del objeto.Una de las leyes de la estática establece que existirá el equilibro siempre que la vertical que pasa por el centro de gravedad del cuerpo caiga dentro del polígono de apoyo o base de sustentación.

En la torre de Pisa pasa exactamente lo mismo, y así se explica por qué no se ha caído. La vertical del centro de gravedad cae dentro de la base de la torre, por lo que se encuentra equilibrada. O lo que es lo mismo, la recta del centro de masa (que es perpendicular al suelo) pasa por la base de la torre.

Así, la torre no se cae pese a estar inclinada. Si la torre se inclinara tanto que la recta dejara de pasar por la base de la misma, se derrumbaría.

Pero, ¿la torre de Pisa se sigue inclinando?

Torre inclinada de Pisa
Sergey Novikov

Increíblemente, hay ciertos elementos que han hecho que la inclinación de la torre de Pisa se pare. A continuación, describiremos varios de ellos para que te puedas hacer una idea de la situación actual.

Un desplazamiento de tierra inesperadamente beneficioso

Por un lado, un nuevo movimiento de tierras bajo la torre ayudó a compensar la inclinación. Por lo tanto, fue algo beneficioso ya que disminuyó el ritmo de inclinación de la torre.

Eso sí, debido a la morfología del terreno, nunca se sabe cuándo se puede producir otro desplazamiento de tierras ni si será a favor o en contra de la inclinación.

Pisa se ha convertido en un gran centro turístico imprescindible

Torre inclinada de Pisa
joyfull

Por otro lado, la torre inclinada de Pisa se ha convertido en un destino soñado para muchos turistas de todo el mundo. Su imagen es emblemática y actúa como punto de atracción de turistas. Por este mismo motivo, el gobierno italiano no ha cesado en sus esfuerzos para evitar el derrumbe.

Así, se instalaron contrapesos en la base y en el campanario de la torre para equilibrar el centro de gravedad. Además, se retiraron toneladas de tierra de los cimientos y se reforzaron las paredes. También se colocaron más de 600 toneladas de plomo en la parte norte para contrarrestar el empuje de la torre.

No fue hasta 1999 que se consiguió estabilizar la torre. Esto se logró mediante el movimiento de parte del subsuelo del lado norte. Así, se redujo la inclinación hasta la que había tenido en 1838.

Del mismo modo, se encargaron de instalar un complejo sistema para medir de forma milimétrica el comportamiento estructural de la torre. Si en algún momento se empieza a inclinar de nuevo, se sabrá al momento.

Como podrás imaginar, Pisa es un destino increíble y, si tienes pensado viajar a Italia no puedes dejarla fuera de tu itinerario. Y menos ahora, que conoces toda la historia de la torre inclinada de Pisa.