Un fin de semana en Córdoba: ideas y planes para disfrutarlo

Armando Cerra 7 septiembre, 2018
Una escapada a Córdoba permite descubrir una ciudad llena de arte, de magníficos monumentos, de rincones encantadores y de una deliciosa gastronomía.

La ciudad andaluza de Córdoba es fascinante. Es un destino en el que perderse una semana o más tiempo, ya que la urbe invita a descubrirla con calma. No obstante, no siempre nos es posible viajar tanto tiempo. Sin embargo, un fin de semana en Córdoba es una magnífica idea para disfrutar de una escapada.

Un fin de semana en Córdoba

Fin de semana en Córdoba: visitar el puente romano
Puente romano de Córdoba

Como ya hemos dicho, Córdoba requiere calma para visitarla y disfrutarla. Hay que ir al ritmo pausado de sus habitantes para degustar todos sus aromas, sabores y tesoros. Por eso aunque se haga un viaje de fin de semana a Córdoba os hacemos la misma recomendación.

No pretendáis verlo todo corriendo. Es mejor ver menos y gozarlo. Además dada la buena comunicación de la ciudad por carretera y ferrocarril de alta velocidad, es muy sencillo regresar. En fin, aquí van unas cuantas ideas para vuestro fin de semana en Córdoba.

Callejear por el casco histórico

Calleja de las Flores de Córdoba
Calleja de las Flores

La quintaesencia de la tranquilidad al visitar Córdoba se comprende durante el paseo por las calles de la judería. Es más, nuestra recomendación es dejarse llevar por ese laberinto de calles y plazoletas hasta perderse. No hay que preocuparse porque tarde o temprano uno recuperará la orientación, pero mientras tanto es un paseo de lo más sensorial.

Durante esa caminata por el corazón histórico de la ciudad, uno descubre lugares como el Cristo de los Faroles, el monumento a Manolete o la casa Sefarad. Y recomendamos llegar caminando hasta lugares como la hermosa calleja de las Flores, la plaza de la Concha o la calleja del Pañuelo. Todas ellas muy cerca de la mezquita, nuestra próxima visita.

Entrar a la Mezquita-Catedral de Córdoba

Mezquita-Catedral de Córdoba
Interior de la Mezquita-Catedral de Córdoba

Uno no ha viajado a Córdoba si no entra a su mezquita. Uno de los monumentos más impresionantes de cuantos se pueden contemplar en España. Un templo de origen musulmán que guarda el antiguo patio de los Naranjos, o sus arcadas de la sala de oración orientada hacia La Meca. Joyas de la arquitectura que dejó el califato de los Omeyas.

Pero en el centro de todo ello se levanta la catedral cristiana. Conviviendo así los dos credos en un edificio que es auténtico Patrimonio de la Humanidad.

Más visitas a los monumentos de Córdoba

Jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos de Córdoba
Jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos

Con la mezquita no acaban las joyas del patrimonio que posee la ciudad andaluza. Hay mucho más, y no hace falta verlo todo de una vez. Dejad lugares para próximos viajes. Y es que sitios como el Alcázar de los Reyes Cristianos merecen la pena dedicarle su tiempo.

También hay que cruzar el río Guadalquivir sobre el puente romano. Además, se pueden visitar sitios como la torre de Calahorra, las Caballerizas Reales o la puerta de Almodóvar. Por no hablar del Palacio de Viana, ya un tanto apartado del centro.

“Un solo pez en el agua que a las dos Córdobas junta: blanca Córdoba de juncos. Córdoba de arquitectura.”

-Federico García Lorca-

Admirar a Julio Romero de Torres

Cuadro de Julio Romero de Torres
“Gitana con jarrón grande”, de Julio Romero de Torres / Wikimedia Commons

Son varios los museos que se pueden visitar en Córdoba, pero os vamos a recomendar el que tal vez sea el más emblemático, el dedicado al pintor Julio Romeo de Torres. Sí, “el que pintó a la mujer morena”, tal y como dice la canción. Y ciertamente al recorrerlo se pueden ver los cuadros en los que reflejó la belleza femenina andaluza más esplendorosa.

El capricho de un baño árabe

Teniendo en cuenta la ciudad donde nos hallamos, sería todo un pecado pasar un fin de semana en Córdoba y no disfrutar de sus famosos Hamman Al Andalus. Unos baños que evocan toda la tradición musulmana, aunque adaptada a los gustos de nuestro siglo. Daros un capricho, porque se puede convertir en el mejor recuerdo del viaje.

Tapear a la cordobesa

Salmorejo
Salmorejo

Y para acabar nuestras recomendaciones, tenemos que hablaros de la gastronomía local. El mejor lugar para catarla es en las diferentes tabernas repartidas por las zonas históricas. En ellas os ofrecen las típicas tapas andaluzas y también sus platos más sabrosos.

No puede faltar el salmorejo en los días de calor, ni los guisos de rabo de toro cuando hace más frío. Así como siempre hay flamenquines, berenjenas fritas con miel, boquerones en vinagre, ensalada de bacalao o jamón ibérico. ¡Tú eliges!

Te puede gustar