Paradas imprescindibles en el valle del Loira

Este artículo fue redactado y avalado por el historiador del arte Armando Cerra
18 diciembre, 2018
Para conocer todas las joyas que se suceden a lo largo del valle del Loira se necesitarían muchos días. Si no tienes mucho tiempo, estos son los lugares que no debes perderte.

La ruta por los castillos del valle del Loira es uno de los recorridos más famosos de Francia. A lo largo del cauce de este río y de sus afluentes se hallan numerosos châteaux (palacios). Magníficas construcciones de los que en otro tiempo fueron poderosos aristócratas franceses, incluyendo propiedades de la realeza.

Los castillos del valle del Loira a tu aire

Tal y como decimos, hay numerosas construcciones palaciegas en este recorrido. Una ruta en la que se pueden invertir varios días si queremos conocer todo el valle del Loira en profundidad.

No obstante, para los viajeros con más prisas, que somos casi todos, aquí os ofrecemos una lista con los lugares más emblemáticos e imprescindibles de cualquier ruta por el Loira. ¡Síguenos!

Castillo de Sully

Castillo de Sully-sur-Loire en el valle del Loira
Castillo de Sully-sur-Loire

Comencemos por el castillo de Sully, en la población de Sully-sur-Loire. Dentro de nuestra particular ruta, este de Sully representa al grupo de palacios con un aspecto más medieval.

Y es que la suya es una estampa de cuento. Solo hay que contemplar su foso, su puente levadizo, sus canales y las torres rematadas con tejados de pizarra y forma cónica.

Castillo de Chambord

Castillo de Chambord en el valle del Loira
Castillo de Chambord

La belleza del castillo de Chambord es sublime. Tanta, que ya os hemos hablado de él de forma individual en algún artículo. Por lo tanto, estamos ante una de las grandes referencias para los viajeros que vayan a hacer la ruta por los castillos del Loira.

Es una de las mejores construcciones que nos han llegado del Renacimiento en Francia, e incluso se especula que el propio Leonardo da Vinci pudo participar en su creación. De hecho, el genio vivió y murió muy cerca, en el castillo de Amboise.

Además de admirar su arquitectura, en la visita por el interior también se contempla una excelente muestra del mobiliario y el lujo con el que vivían antaño los más poderosos. Y no hay que perderse la escalera de doble hélice.

Castillo de Chenonceau

Castillo de Chenonceau en el valle del Loira
Castillo de Chenonceau

La fama del castillo de Chambord solo es comparable con la del castillo de Chenonceau. Es también conocido como el «castillo de las damas», dado que en su concepción intervinieron varias mujeres a lo largo de la historia.

Tal vez por eso, este château tiene un toque de elegancia tan especial. En él destaca, por ejemplo, su puente sobre el río Cher, que se convierte en parte de la residencia. O los bellos jardines que lo rodean.

Pero si en el exterior es espectacular, no lo es menos el interior. En el recorrido, los turistas se quedan admirados por el arte que se guarda en sus numerosas estancias.

Castillo de Cheverny

Castillo de Cheverny en el valle del Loira
Castillo de Cherverny

Este otro, también es un must see de la ruta por los castillos del valle del Loira. Estamos ante un palacio espectacular, ya propiamente barroco. Un estilo que se manifiesta en sus detalles más exquisitos, tanto por fuera como por dentro.

Por cierto, si eres seguidor de las aventuras de Tintín no te lo piedras. Cheverny inspiró el Moulinsart que aparece en varios capítulos. Por ello, incluso hay un museo dedicado a este personaje de cómic.

Castillo de Valençay

Esta es una parada que vincula los castillos del Loira con la monarquía española. Aquí se exilió la realeza hispana durante los años de la Guerra de la Independencia de comienzos del siglo XIX (1808-1814). Un palacio espectacular que incluso cuenta con un teatro en su interior.

Otras paradas en el valle del Loira

Castillo de Amboise en el valle del Loira
Castillo Amboise – Daniel Jolivet / Flickr.com

Está claro que los castillos o châteaux son los grandes protagonistas de este itinerario. Se estima que se pueden visitar hasta 200 de ellos, si bien la ruta más clásica se compone de una cuarta parte. Pero además de castillos, hay más cosas que ver en esta bella zona de Francia.

Por ejemplo, ciudades muy interesantes, como Orange, con un destacado patrimonio de la época romana o con una hermosa catedral gótica. Otra ciudad interesante es Blois, donde hay un castillo y también se pueden seguir las huellas de una las grandes heroínas de la historia: Juana de Arco.

Y además, merecen una visita las ciudades de Amboise o Loches, con sus ciudadelas medievales. Sin olvidar los molinos de Olivet, el puente de Briare, el oratorio carolingio de Germigny-des Prés o la pequeña localidad de Montrésor. En definitiva, que la ruta por el valle del Loira da mucho de sí.