Museos de Praga que merece la pena visitar

Adrián Pérez 6 noviembre, 2017

Si bien lo mejor de la capital de la República Checa está “al aire libre” (como por ejemplo el Reloj Astronómico o el puente de Carlos) también podemos disfrutar de actividades interiores. En este artículo queremos contarte datos relevantes de los más destacados museos de Praga, para que puedas organizar tu itinerario.

¿Qué museos de Praga merece la pena visitar?

La capital checa tiene museos tal vez poco conocidos, pero interesantes. Dentro de tu recorrido por la ciudad puedes aprovechar para ver alguno de estos museos de Praga:

1. Museo Nacional de Praga

Museo Nacional de Praga
Museo Nacional de Praga – Nadja1 / Shutterstock.com

Está ubicado en uno de los edificios más significativos de la ciudad, de estilo neorenacentista, construido entre 1885 y 1891. Cuenta con exposiciones temporales , además de con salas con objetos permanentes divididos en secciones. Puedes visitar las áreas de Prehistoria de Bohemia, Moravia y Eslovaquia;  de minearología y litológica; de paleontología, antropología y osteología; de zoología y decoración y medallas.

El Museo Nacional de Praga se ubica al sur de la plaza de Wencesalo, cerca de la Ópera Estatal y abre todos los días, excepto el primer martes de cada mes.

“Los museos de verdad son los sitios en los que el tiempo se transforma en espacio.”

 -Orhan Pamuk-

2. Museo Franz Kafka

Museos de Praga: museo Franz Kafka
Museo de Franz Kafka – InnaFelker / Shutterstock.com

Para llegar se puede tomar el tranvía 22 hasta Malostranska. Este museo está dedicado a las obras del escritor, uno de los personajes célebres de Praga. Se pueden ver borradores, manuscritos, diarios, fotografías y dibujos (además de escribir, Kafka pintaba). Está dividido en dos salas: una sobre la vida del autor y la otra sobre los sitios que describe en sus libros.

A la entrada del que es uno de los museos de Praga más interesantes verás una estatua que llamará tu atención. Se trata de las figuras de dos hombres orinando sobre una silueta de la República Checa. Lo más raro de todo es que “escriben” frases en el agua.

3. Museo del Comunismo

Museo del Comunismo de Praga
Museo del Comunismo – Playtime Report / Flickr.com

Este régimen estuvo presente en el país hasta la llamada “Revolución del Terciopelo”. El museo narra todos los años en los que la antigua Checoslovaquia fue comunista. No es de grandes dimensiones y se puede visitar en una hora. Se exhiben textos, objetos y fotografías. Aprenderás cómo era la vida cotidiana, la censura y la propaganda por esos tiempos.

Es, sin dudas, un museo original que merece la pena visitar si eres amante de la historia. Para llegar puedes tomar el metro (líneas A y B) hasta la estación Mustek. Abre todos los días de 9 a 21 horas.

4. Museo Judío

Museos de Praga: Sinagoga Española
Sinagoga Española – David Pereiras

En realidad son 6 museos de Praga, ya que está “repartido” entre las diferentes sinagogas del Barrio Judío (Josefov) de la ciudad. Es muy llamativo que estos templos pudieran mantenerse en pie tras la ocupación nazi en la Segunda Guerra Mundial. El motivo es que los alemanes deseaban hacer un museo sobre la “raza extinta” que serían los judíos.

Es muy interesante realizar este recorrido, que incluye las Sinagogas Española (decorada con motivos similares a la Alhambra de Granada), Pinkas (homenajea a las 80.000 víctimas checas del Holocausto), Maisel (guarda libros, objetos decorativos, joyas), Alta (antiguo ayuntamiento, hoy museo de dos plantas), Vieja-Nueva (objetos religiosos, es la más antigua de Europa aún activa) y Klausen (textos en hebreo, costumbres y tradiciones).

5. Museo Mucha

Museo Mucha en Praga
Museo Mucha – Richard Tanton / Flickr.com

El quinto de los museos de Praga que puedes añadir a tu itinerario está dedicado al pintor modernista Alfons Muncha y se sitúa en un palacio barroco llamado Kaunicky, en pleno centro de la ciudad.

Las exposiciones nos permiten conocer todo sobre la vida de Muncha a través de sus obras: pinturas al óleo, paneles decorativos, libros de bocetos y hasta una reconstrucción del estudio que tenía en París. Es recomendable para los amantes del Art Nouveau.

Otro museo de Praga que se puede visitar es el de la Ciudad (desde la Prehistoria hasta el siglo XVII). También el Técnico Nacional (transporte, cine y ciencias), el de Mozart (donde vivió el artista), el de Artes y Habilidades (artesanía de los siglos XVI a XIX) y el de Juguetes.

Te puede gustar