Karlovy Vary, el gran balneario de Chequia

Armando Cerra 19 noviembre, 2016

En Chequia hay diferentes balnearios de aguas termales conocidos desde antaño y muy visitados por gentes de toda Europa. Muchos están en la región de Bohemia occidental, pero sin duda, el balneario más conocido del país es el de Karlovy Vary.

Descubrimiento de Karlovy Vary

Esta ciudad balneario también se conoce internacionalmente con su denominación en alemán: Karlsbad. Tiene que ver con varias razones: a la vecindad con tierras germanas, al pasado convulso de esta zona y a que fue el emperador Carlos IV quién descubrió Karlovy Vary. O más bien, lo hizo uno de sus perros de caza en el año 1358.

Karlovy Vary
Karlovy Vary – Boris Stroujko

Desde aquella temprana fecha se comenzaron a visitar las aguas termales de la ciudad. Pero fue a partir de mediados del siglo XVIII cuando se pusieron los cimientos para que Karlovy Vary se convirtiera en uno de los balnearios más prestigiosos de todo el mundo. De hecho, desde el siglo XIX y gran parte del XX por aquí pasaron los grandes reyes, emperadores, empresarios y artistas de toda Europa.

“Solo viajar es más bien aburrido, pero viajar con un propósito es educativo y excitante”.

– Sargent Shriver –

Los manantiales de Karlovy Vary

En total, se tienen contabilizados 80 manantiales de aguas termales. Todo proceden de las filtraciones subterráneas del río Tepla, que atraviesa la ciudad. Un río cuyo nombre no significa otra cosa que “caliente”.

Karlovy Vary
Karlovy Vary – Iakov Filimonov

De esos 80 manantiales fluyen cada día 6 millones de litros de agua con unas temperaturas que oscilan entre los 30 y los 73 grados. Además, esas aguas tienen un importantísimo aporte mineral en el que residen sus propiedades curativas. Son especialmente recomendables para problemas digestivos o de articulaciones, entre otras muchas aplicaciones.

El atractivo de Karlovy Vary

No hace falta tener problemas de salud para disfrutar de Karlovy Vary. Un baño termal nunca está de más, y los diferentes hoteles históricos estarán deseosos de ofrecerte sus muchos servicios terapéuticos y también de ocio.

Karlovy Vary
Karlovy Vary – hornyak

Incluso se pueden beber esas aguas sin que uno tenga problemas de salud. Eso se comprueba al dar un paseo por la Kolonada, una de las zonas más monumentales de la ciudad. Allí se encuentran varias fuentes termales y la gente pasea con unas peculiares jarritas cargadas con esas aguas que se van bebiendo a sorbos.

Además, esa Kolonada es un magnífico ejemplo de conjunto histórico que es la ciudad, ya que uno de los motivos para viajar a Karlovy Vary es descubrir su increíble patrimonio histórico y artístico.

El patrimonio de Karlovy Vary

Para entender el patrimonio de esta ciudad de Bohemia hay que tener en cuenta que este lugar ha sido visitado por gentes de cualquier procedencia y origen, y generalmente por personajes acaudalados.

Karlovy Vary
Karlovy Vary – Inu

Por esa razón se comprueba que estamos en un lugar donde se levantan templos históricos de diversas creencias. Por ejemplo, hay una iglesia ortodoxa dedicada a San Pedro y San Pablo, a la que acudían (y acuden) a rezar los visitantes rusos desde finales del siglo XIX.

Y esta iglesia compite en belleza con otro de los grandes templos de la ciudad: el dedicado a Santa María Magdalena, de formas muy barrocas, propias del siglo XVIII, época en la que se construyó.

Pero todo el patrimonio histórico no son iglesias. Muchos de los hoteles son obras importantes de arquitectura, especialmente el Gran Hotel Pupp, levantado en 1701 y que es el verdadero símbolo de Karlovy Vary

Souvenir de Bohemia

Todo el centro monumental de Karlovy Vary está plagado de tiendas y restaurantes. En las primeras es posible comprar el producto más emblemático de la región de Bohemia, sus afamados cristales artesanales.

En los restaurantes hay que probar dos productos típicos: la cerveza y el licor Becherovka. Eso sí, recomendamos beberlo con mucha moderación y mientras se come algún plato de la contundente gastronomía local para que el alcohol no os deje KO.

Te puede gustar