La Gran Mezquita de Djenné, el edificio de barro más grande del mundo

· 9 marzo, 2018
Con una superficie de más de 5.000 metros cuadrados, la Gran Mezquita de Djenné es el edificio de barro más grande del mundo. Vamos a conocer algunos datos curiosos de ella.

Uno de los monumentos más espectaculares que se pueden ver en Mali es la Gran Mezquita de Djenné. Un templo enorme y originado hace varios siglos. Sin embargo, lo más llamativo del mismo es que está construido todo él con barro. Y hay que tener en cuenta que son más de 5.000 metros cuadrados, lo que la convierte en el edificio de barro más grande del planeta.

Djenné, Patrimonio de la Humanidad

Gran Mezquite de Djennè
Gran Mezquita – Dmitry Trashchenko

Lo primero que hay que decir de la Gran Mezquita de Djenné es que es Patrimonio de la Humanidad. Si bien es cierto que este galardón lo posee todo el conjunto de la ciudad de Djenné por su excepcional casco urbano, compuesto por edificios levantados con adobes de barro.

Es un emplazamiento completamente diferente a cualquier otra cosa que uno haya visto, y para darse cuenta de ello, basta con situarse en el mercado callejero que se ubica frente a la Gran Mezquita de Djenné. Ese es el lugar idóneo para sentir toda la esencia de la ciudad.

“No hay tierras extrañas. Quien viaja es el único extraño.”

-Robert Louis Stevenson-

Dónde está la Gran Mezquita de Djenné

Ya hemos comentado que este edificio tan especial se encuentra en la ciudad de Djenné, la cual a su vez se levanta en las proximidades de la confluencia de los dos grandes ríos de Mali: el Níger y el Bani. Esto significa que se sitúa en el área central del país y en la parte interna del espectacular delta del río Níger.

Un poco de historia de la Gran Mezquita de Djenné

Gran Mezquita de Djenné
Gran Mezquita – picattos

En el mismo lugar donde hoy está la Gran Mezquita de Djenné hubo una mezquita mucho anterior. Una mezquita de finales del siglo XII que también se construyó con adobes de barro, ya que es el material típico en todas las edificaciones de la zona y en realidad el único existente.

Sin embargo, aquella mezquita inicial carecía del característico amurallamiento que tiene la actual. Y ese elemento y las torres se levantaron al siglo siguiente. Así durante centurias, la Gran Mezquita de Djenné resistió el paso del tiempo, los azotes meteorológicos, así como diferentes episodios históricos.

Pero hay que tener en cuenta el pasado colonial de Mali, fruto del cual, en 1893 las tropas francesas destruyeron aquel monumento con siglos de historia. No obstante, se decidió acometer su reconstrucción siguiendo en todo lo posible las formas originales. Así, la Gran Mezquita de Djenné que se ve hoy en día es una construcción de comienzos del siglo XX.

El peculiar aspecto de la mezquita

Gran Mezquita de Djenée
Gran Mezquita – Michele Alfieri

Sin duda, lo primero que llama la atención del templo es el material de construcción, el barro con el que se ha recubierto todo. Es una enorme capa de barro que recubre los adobes, también de barro, que permite su levantamiento. Así se consigue darle un aspecto muy uniforme al conjunto, al mismo tiempo que se le impermeabiliza frente a las escasas lluvias de la región.

No obstante, cuando uno se acerca a los muros de la Gran Mezquita de Djenné se descubre que hay otro material constructivo: unos troncos de palma con los que se impiden los agrietamientos ante los cambios bruscos de temperatura. Y que además se convierten en un andamiaje fijo, en el caso de tener que realizar reparaciones.

La visita a la Gran Mezquita de Djenné

Djenee
Djenee – picattos

Sabemos que todo el conjunto de la Gran Mezquita de Djenné, incluyendo sus murallas, se extiende por una superficie aproximada de 75×75 metros, o sea, unos 5.600 metros cuadrados. Por ello, es el mayor edificio de barro del mundo.

Y además, dentro del recinto se halla una sala de oraciones de unos 50×26 metros. Un espacio muy oscuro, ya que no se pueden abrir ventas muy grandes en los muros de adobe.

Todos estos datos lamentablemente no los podrás confirmar en tu viaje a Mali, ya que en la actualidad está prohibida la visita a la Gran Mezquita de Djenné, a menos que seas musulmán.

Esta prohibición en parte se debe al clima de fervor religioso que se vive en Mali y también porque aquí se hizo una sesión de fotos de una célebre revista de moda, que las autoridades religiosas de la ciudad consideraron un sacrilegio.