Geyser Fly en Nevada, un sorprendente error

· 14 julio, 2016

Geyser Fly es una de esas curiosas maravillas del mundo surgidas como consecuencia de un error humano. El Geyser Fly, parece a primera vista la escenografía de una película de ficción, pero nada más alejado de la realidad. Acompáñanos y conoce la historia de este impresionante paisaje “casi” natural.

La historia del Geyser Fly

En muchas ocasiones el hombre ha sido el responsable del deterioro de nuestro entorno natural. Sin embargo, en algunas otras, ya sea por acción directa o por un simple error, también ha sido el encargado de dejar a su paso verdaderas maravillas que capaces de deleitar nuestros sentidos. Ese es el caso del Geyser Fly, cuya belleza natural surgió como consecuencia de la exploración y del error humano.

Geyser Fly
Geyser Fly – jared ropelato

La historia del Geyser Fly se remonta al año 1916, cuando un grupo de hombres decidió perforar el terreno en busca de agua para los animales y los cultivos. El lugar de la perforación está ubicado en Nevada, Estados Unidos, en concreto en el área desértica de Gerlach, aproximadamente a unas dos horas de camino de Nevada.

Las perforaciones en búsqueda de agua fueron todo un éxito, pero no en el sentido que se pensaba. Efectivamente salió agua, pero estaba a una temperatura elevadísima. Al no poder aprovecharla para la agricultura ni la ganadería, se decidió tapar nuevamente la zona que había sido perforada.

El nacimiento de un lugar único

Geyser Fly
Geyser Fly – Michael Flick

Muchos años después, en 1964, algunos expertos pensaron que las aguas termales encontradas en esos terrenos podían ser muy útiles para generar energía geotérmica. Así que una vez más se perforó la tierra, solo que esta vez a mayor profundidad. El agua brotó, pero su temperatura no era lo suficientemente elevada para poder generar energía.

En vista de los resultados, se volvió a tapar la zona perforada. Pero esta vez algo no salió muy bien, ya que al poco tiempo comenzó a salir el agua de la tierra a una gran presión, generando una “fuente” de más de metro y medio de altura.

La actividad de este géiser producto de la exploración y error del hombre estaba muy lejos de terminar. Todavía hoy sale agua de esta peculiar fuente térmica, formando un paisaje que parece sacado de una película de ciencia ficción.

Curiosidades de un lugar de otro planeta

Geyser Fly
Geyser Fly – Berzina

Numerosos minerales, carbonatos, bacterias y algas termófilas han contribuido a la formación del Geyser Fly. Una de las principales características de las aguas termales es el carbonato cálcico que se encuentra disuelto en ellas. Justamente este compuesto químico fue el encargado de formar un sistema rocoso con forma de conos y una gran cantidad de estructuras calcáreas en forma de piscinas.

Por si fuera poco, todos estos minerales y carbonatos le han dado a estas formas rocosas preciosos colores que parecen sacados de un arcoíris. No en vano, es uno de los lugares preferidos los fotógrafos para hacer espectaculares instantáneas de esta maravilla de la naturaleza.

El Geyser Fly continúa activo, de hecho, algunos de sus conos ya se elevan a una altura de más de tres metros. Definitivamente, se trata de uno de los espectáculos naturales más hermosos de nuestro planeta.

Visitas restringidas

Geyser Fly
Geyser Fly – jared ropelato

Es un lugar espectacular que merece la pena visitar. Sin embargo, el Geyser Fly está ubicado en una extensa tierra perteneciente al rancho privado conocido como Rancho Fly. Por ello  es necesario conocer a los dueños para poder acceder y observar este singular lugar.

“Lo conmovedor o irónico de dejar atrás la juventud está implícito en cada uno de los momentos gozosos al viajar: uno sabe que la primera alegría jamás será recobrada, y el viajero sabio aprende a no repetir sus éxitos sino a ir tras nuevos lugares todo el tiempo.”

-Paul Fussell-

El Geyser Fly es uno de los paisajes “casi” naturales más hermosos que nuestro mundo, y decimos “casi” porque si el hombre no hubiese intervenido, probablemente no hubieran surgido estas formaciones de aguas termales cuyos colores y estructura son simplemente fascinantes. Y a ti, ¿te gustaría conocer el Geyser Fly cuando visites Nevada?