Descubre la bonita ciudad de Heidelberg

Álvaro Gómez · 12 febrero, 2019
Aquí está la universidad más antigua de Alemania. Y su castillo es uno de los más románticos del país. Solo dos de los muchos tesoros de Heidelberg.

La ciudad de Heidelberg es uno de esos lugares de Alemania que merece la pena conocer. En este caso, se trata de una encantadora urbe con historia, tanto por su castillo (o lo que queda de él), como por su casco antiguo. Sin olvidar que aquí se fundó la primera universidad de la historia del país, en el siglo XIV.

Situada entre Frankfurt y Stuttgart, debes incluir Heidelberg en tu ruta por Alemania. De hecho, es una de las paradas más importantes del trayecto que sigue el valle del río Neckar. Por él es común realizar rutas para conocer esta parte tan bonita del país.

El castillo de la ciudad de Heidelberg

El imponente castillo de Heidelberg es uno de los principales iconos renacentistas del país. Gran parte de él está en ruinas. Sin embargo, aún es posible visitar su patio central y algunas de las estancias que se conservan mejor.

Castillo de Heidelberg
Castillo de Heidelberg

Este castillo, a lo largo de su historia, ha sido protagonista de todo tipo de sucesos que dejaron su huella de destrucción. Al menos en dos ocasiones, los rayos causaron daños muy graves en su estructura. Sin embargo, su destrucción llegaría de la mano de las tropas francesas a finales del siglo XVII.

No existe constancia del momento en el que se levantó la estructura del castillo. Sí se sabe que la primera mención es del año 1214. Y, a pesar del paso del tiempo y de la ruina, ha sido, y sigue siendo, parte de la esencia y el desarrollo de la ciudad de Heidelberg.

Para llegar a él, puedes hacerlo en un funicular, ya que se levanta en la ladera de una montaña. Y la visita merece la pena solo por conocer el castillo. Desde él se contemplan unas vistas espectaculares de la ciudad.

Antigua universidad de Heidelberg

Fachada de la biblioteca de la Universidad de Heidelberg
Fachada de la biblioteca de la Universidad

Adelantábamos que la de la ciudad de Heidelberg es la primera universidad que se fundó en AlemaniaTiene más de seis siglos de historia, pues nació en el año 1386. La creó Ruperto I con el objetivo de establecer en la ciudad facultades que impartiesen estudios de Filosofía, Medicina, Teología y Jurisprudencia.

En la plaza de la Universidad aún se puede ver el edificio principal desde su fundación. En su interior se puede visitar un museo sobre el propio centro académico. Las instalaciones actuales albergan a 25 000 estudiantes y disponen de doce facultades.

La cantidad es importante, pero no tanto como la calidad. Y la de los estudios de esta universidad es indiscutible. De sus aulas han salido varios Premios Nobel. De hecho, es la ciudad alemana donde se han formado más galardonados con este reconocimiento, así como la cuarta a nivel europeo.

Un paseo en el tiempo

Plaza del Mercado de Heidelberg
Plaza del Mercado

La calle peatonal Haupstrasse es la vía más larga del país de este tipo. Y esta no es su única característica destacada, pues une la parte antigua y moderna de la ciudad. Un paseo por Haupstrasse es una buena forma de viajar en el tiempo y ver cómo ha ido cambiando la ciudad.

En el casco antiguo, la calle Haupstrasse nace en la plaza del Mercado. Este rincón es uno de los más importantes de la ciudad de Heidelberg, pues cuenta con varios edificios que reflejan perfectamente su evolución.

Destaca la casa Zum Ritter. Es importante por la gran belleza de su fachada, propia de la época renacentista. Pero también lo es porque es uno de los pocos edificios que se conservan tras la destrucción de la mayor parte de la ciudad en el siglo XVII.

En la plaza del Mercado se ubican otros dos edificios importantes para la ciudad de Heidelberg. Por un lado, está el Ayuntamiento y, por otro, la iglesia del Espíritu Santo.

El puente de Carlos Teodoro

Puente de Carlos Teodoro en la ciudad de Heidelberg
Puente de Carlos Teodoro

Hay dos experiencias inolvidables en tu viaje a la ciudad de Heidelberg que están relacionadas con este bonito puente, que se construyó en el siglo XVIII. En él verás varias esculturas: la de un singular mono, la del propio Carlos Teodoro y la de Pallas Atenea.

Y, por otra parte, si lo cruzas llegarás al encantador Paseo de los Filósofos. Desde su mirador disfrutarás de otra vista maravillosa de la ciudad de Heidelberg, esta vez con el castillo justo enfrente.

[featured-post url=”https://miviaje.com/ciudades-de-alemania-tienes-que-visitar/”]