Cómo llegar a la cueva de Altamira en Cantabria

Virgynia Duque 15 septiembre, 2018
La cueva de Altamira esconde fabulosas pinturas rupestres. Está situada en Santillana del Mar y, aunque las visitas están muy restringidas, sí se puede ver una copia exacta en el museo que hay junto a ella.

Seguro que has escuchado hablar alguna vez de ella, ya que esconde uno de los mayores tesoros del arte rupestre. Llegar a la cueva de Altamira no es complicado, aunque mejor hacerlo en coche. Te explicamos las mejores rutas, cómo llegar en transporte público y qué te espera allí. ¿Te vienes?

Dónde está y cómo llegar a la cueva de Altamira

 

Llegar a la cueva de Altamira no es complicado, todo depende del lugar en el que te encuentres. La cueva se encuentra a apenas dos kilómetros del casco urbano de Santillana del Mar, una preciosa localidad cántabra. Desde allí puedes ir en coche particular, en taxi o, si te apetece, dando un pequeño paseo que te llevará poco más de media hora.

Indicación para llegar a la cueva de Altamira

Otra opción es que te encuentres en Torrelavega, que está a apenas 15 kilómetros. En ese caso, deberás tomar la N-634 y luego la CA-133 hasta llegar a Santillana.

Y, finalmente, es posible que te encuentres en Santander y quieras hacer una pequeña excursión. La distancia no alcanza los 40 kilómetros y si vas en coche apenas tardarás media hora. Para ello deberás tomar la A-67 y luego la A-8, para acabar siguiendo la carretera autonómica CA-133 con Santillana del Mar como destino.

Llegar al a cueva de Altamira en transporte público

A Santillana del Mar no se puede llegar en tren. Si eliges ese medio de transporte, lo más cerca que podrás parar es en las localidades vecinas de Barreda, Puente San Miguel y Torrelavega. Allí no te quedará más remedio que tomar un taxi para llegar a la cueva de Altamira.

Sí hay autobús que te lleve a la localidad que alberga la famosa cueva. Podrás tomarlo desde Santander y desde Torrelavega. Conviene, eso sí, que consultes los horarios, ya que la frecuencia no es muy elevada.

Qué es la cueva de Altamira

Cueva de Altamira
Cueva de Altamira – Museo de Altamira y D. Rodríguez / commons.wikimedia.org

Se trata de una cavidad descubierta en el año 1875, pero que esconde en su interior un conjunto único y valiosísimo de pinturas rupestres. Tal es su importancia, que en 1985 la Unesco la declaró Patrimonio de la Humanidad.

El descubrimiento lo realizó en 1868 de manera casual un cazador. En 1875 un rico aficionado a la paleontología, Marcelino Sanz de Sautuola, entró en ella sin ver nada que le llamara la atención. Fue algunos años después cuando volvería acompañado de su hija María, que descubrió lo que ella llamó “bueyes”, pintados en las paredes.

En una época difícil, muchos dudaron de la veracidad y la importancia del hallazgo de Sanz de Sautuola. Sin embargo, coincidió con el descubrimiento de otras cuevas rupestres en Francia, lo que llevó a pensar que también podría haberlas en España. Fue entonces cuando las cuevas fueron reconocidas como auténticas.

Qué se puede ver hoy

Dibujos en la cueva de Altamira
Cueva de Altamira – Yvon Fruneau / commons.wikimedia.org

Las pinturas rupestres de la cueva han llegado a nuestros días, pero son delicadas en extremo. De ahí que, aunque durante años la cueva se pudo visitar, se fuera restringiendo el acceso hasta que se cerró definitivamente al público hace unos años.

Profesionales del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y del Instituto del Patrimonio Histórico Español, analizaron los daños sufridos por el paso del tiempo y de personas por las cuevas, así como los que causan la contaminación microbiológica, la humedad y otros factores.

Gracias a los estudios que se han hecho y a un exhaustivo control, hoy la cueva se puede visitar, pero solo unos cuantos afortunados lo consiguen. Se realiza una visita a la semana para cinco personas y durante 37 minutos. Quien entre deberá cumplir unas exigencias muy estrictas.

¿Cómo conseguir ser uno de ellos? La elección se realiza por sorteo entre las personas que estén de visita en el museo entre las 9:30 y las 10: 30 del día marcado para acceder a la cueva.

Sin embargo, aunque sea complicado poder admirar de cerca las pinturas de la cueva de Altamira, hay una magnífica alternativa. El museo que hay junto a ellas alberga una réplica exacta, y además ofrece un espacio expositivo de lo más interesante para conocer y entender el valor de esta maravilla.

Te puede gustar