Christiania, descubrimos el pasado histórico de Oslo

Escandinavia es un territorio de larga historia. Uno de los países que la componen, Noruega, tiene una enorme importancia a nivel cultural. Su capital, Oslo, fue conocida anteriormente como Christiania, y alberga un pasado más que interesante que queremos descubrirte.

La denominación actual de la capital noruega data de 1924 y hay que retroceder 3 siglos para encontrar las primeras referencias a Christiania. Hoy es una bella ciudad que cautiva a los amantes de la cultura, el ocio y la vida sana. Y es que Oslo está poblada de museos históricos y artísticos, instalaciones deportivas y espacios verdes donde disfrutar de la naturaleza.

Además, el viajero podrá disfrutar del estilo arquitectónico noruego, tanto moderno como tradicional. El abanico de posibilidades es infinito en la clásica Christiania. Una caminata por la historia de un país delicioso en una época evocadora.

Christiania: historia de un nombre

Fortaleza Akershuh en Christiania hoy Oslo
Fortaleza Akershus – Kiev.Victor

La ciudad de Oslo no siempre ha sido igual desde que fue fundada en 1048. De hecho, ni siquiera el nombre ha permanecido a lo largo de la historia. La denominación de Christiania nace durante el reinado de Christian IV, que renombró la urbe tras un incendio en 1624.

El fuego destruyó gran parte de la ciudadela que era previamente, por lo que fue reconstruida cerca de la actual fortaleza de Akersus. La zona de Oslo que corresponde a la antigua ciudad medieval es ahora conocida como Gamlebyen.

La nueva población fue fortificada con bastiones y el trazado urbano seguía el modelo renacentista, que consistía en calles amplias con intersecciones en ángulo recto, con el fin de frenar cualquier posible incendio. Los edificios de mampostería o entramado de madera y ladrillo se hicieron con las avenidas, pero de aquella época solamente permanecen algunas construcciones en ruinas.

“Quizá la más grande lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia.”

-Aldous Huxley-

La época dorada

Oslo
Oslo – GagliardiImages

Con el crecimiento de Christiania la industria aumentó en número y producción. Rápidamente se convirtió en un centro importante y en 1814 pasó a ser capital de Noruega. El siglo XIX fue una era de expansión en todos los niveles.

Entre las construcciones de carácter público destacan el Palacio Real o el Congreso o Storting. También la educación tuvo soberana relevancia en el crecimiento de Christiania. Con la llegada de la Universidad de Oslo, la urbe fue imparable.

La industria también sufrió un gran avance. Por ello, se construyeron nuevos barrios para dar cabida a todos los recién llegados. Fue una época de esplendor para Christiania, que a mediados de siglo ya era una interesante potencia. Tanto fue así que la actual Oslo guarda todavía esa ventaja obtenida durante este periodo.

Naturaleza sorprendente

Fiordo de Oslo
Fiordo de Oslo – Nanisimova

El territorio ocupado por la actual capital noruega es sumamente extenso. De él, dos terceras partes son áreas naturales protegidas. Incluso Oslo significa “el prado de los dioses”.

Ubicada en un fiordo, el terreno de la ciudad está plagado de bosques, colinas y lagos. Por ello, son muchos los que se han apuntado a la moda del turismo natural. Si bien es cierto que el clima no es el más idóneo, hay quienes lo consideran parte del encanto. Por ello, no es extraño encontrar turistas que llegan allí para disfrutar de un poco de aire fresco.

El senderismo y los deportes de aventura está entre las opciones más deseadas por los viajeros más intrépidos. Con todo esto, no es de extrañar que haya sido designada Capital Verde Europea 2019. La atención a la biodiversidad y la integración de espacios verdes en la urbe la han hecho merecedora del reconocimiento.

La actual ciudad europea

Catedral de Oslo o Christiania
Catedral de Oslo – Valery Bareta

Hoy en día no queda mucho de la antigua ciudad medieval que fuera Christiania, pues el patrimonio monumental se perdido en buena medida.

Se conservan las ruinas de la Catedral de San Hallvard y el antiguo Monasterio de San Olaf, además del Akershus. Se trata de una fortificación de carácter militar que data del medievo y que era epicentro de la ciudad medieval. Todo ello se ubica en uno de los 15 distritos de la capital noruega, el Gamle Oslo, el más antiguo.

También destaca el barrio de St. Hanshaugen, por ser zona centro de la urbe y epicentro de la población erigida por Christian IV. Actualmente esta parte forma parte del casco antiguo urbano, y la mayoría de museos y lugares de interés están allí.

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar