El castillo de Cardona, un lugar lleno de leyendas

· 26 noviembre, 2018
Con una historia ya milenaria, este castillo, transformado en parador, esconde una peculiar historia relacionada con sucesos paranormales.

Situado en lo alto de un promontorio, el castillo de Cardona ofrece unas fantásticas vistas del valle del río Cardener y del valle Salino. Esto, junto a su buen estado de conservación, nos permite viajar a la Edad Media. Si quieres saber más sobre este lugar, que ademas protagoniza una curiosa leyenda, no dudes en seguir leyendo.

Historia del castillo de Cardona

Castillo de Cardona
Castillo de Cardona

El castillo de Cardona se construyó en el año 886 por orden del conde Wilfredo el Velloso. Fue la residencia oficial de los señores de Cardona entre los siglos XI y XV. Su poder era enorme, pues disponían de extensos dominios territoriales y de vínculos dinásticos. Por ello, recibían el sobrenombre de los “reyes sin corona”.

Más adelante, el castillo de Cardona tendría un gran protagonismo durante la guerra de sucesión española. Y es que Cataluña se situó en el bando austracista contra Felipe V. En 1714, después de un asedio en el que se destruyó parte de las murallas, este no tardo en ser entregada a las tropas borbónicas.

Hoy en día parte del castillo lo ocupa un Parador de Turismo. Un hotel de cuatro estrellas, que se inauguró en el año 1976. Desde entonces ha acumulado diversos galardones y premios, como el de figurar entre los diez mejores hoteles castillos de toda Europa.

Características del castillo de Cardona

Patio del castillo de Cardona
Patio del castillo – Carlos Luna / Flickr.com

El castillo está formado por largos y estrechos pasillos, salas austeras y abovedadas con aros apuntados, viguetas de madera y elementos góticos. En él destacan el patio de armas o Patio Ducal; el claustro, del que poco se conserva hoy en día; o la casamata, antiguo polvorín y almacén de armas.

El recinto fortificado incluye la famosa torre Minyona, de origen medieval, de quince metros de alto y más de diez metros de diámetro. Una construcción que data del siglo XI.

En él también se encuentra la iglesia de San Vicente de Cardona, uno de los mejores testimonios de la arquitectura del primer románico catalán.

La leyenda sobre la habitación 712

Interior del castillo de Cardona
Interior del castillo de Cardona

La habitación 712, ubicada al oeste de la séptima planta del Parador, es famosa por los supuestos fenómenos paranormales que se han dado en ella. Se han encontrado los muebles juntos en el centro de la habitación, escuchado voces o ruidos cuando no se hospedaba nadie y se han presenciado una apariciones.

Por tanto, no es de extrañar que permanezca cerrada a los clientes, a no ser que sean ellos los que quieran dormir expresamente allí. Los que lo han hecho han comentado, en su mayoría, no haber conciliado bien el sueño o haber pasado una noche inquieta. Tan solo unos pocos han asegurado sentir presencias extrañas.

Pero, ¿a qué se debe todo esto? Según cuenta la leyenda, durante el siglo XI, la joven cristiana Adalés se enamoró de un musulmán. Por ello, su padre la condenó a vivir para siempre encerrada en la torre Minyona. Allí murió de pena. Desde entonces, su triste alma vaga por la zona, protagonizando sucesos extraños.

Información para la visita del castillo de Cardona

Castillo de Cardona
Castillo de Cardona – giborn_134 / Flickr.com

Para llegar al castillo de Cardona desde Barcelona se puede ir por cuenta propia en coche. Tan solo hay que tomar la C-16 hasta Manresa y luego la C-55 dirección Solona para coger la primera salida de Cardona. Otras opciones son tomar el autobús que parte de la Estación del Norte; o el tren, aunque este solo llega hasta Manresa.

Al castillo de Cardona se puede acceder los sábados y los domingos a las once de la mañana, cuando la visita guiada es en castellano. A la una y a las seis y media de la tarde la visita es en catalán. En caso de que dicha visita se realice en grupo, los días cambian a los martes y los viernes. Eso sí, se debe reservar previamente.

Respecto al precio, la entrada general, que se puede comprar por internet, tiene un coste de seis euros. Cuatro pagan los menores de entre siete y dieciséis años y los mayores de sesenta y cinco. Mientras, los niños de menos de siete años de edad podrán acceder de manera gratuita.

Este castillo es uno de los tesoros que puedes ver en la provincia de Barcelona. Desde la capital catalana a Cardona hay algo menos de cien kilómetros, pero la visita merece la pena.