Ben Venue: un lugar popular para los caminantes

04 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la especialista en Asia Oriental María Belén Acosta
Anímate a recorrer una de las rutas más conocidas por los amantes del trekking en Escocia: Ben Venue. Descubre todo lo que necesitas saber sobre ella.

Para todos aquellos que disfrutan de realizar deporte al aire libre y rodeados de paisajes bucólicos, presentamos una de las rutas más conocidas de Escocia. La ruta de Ben Venue ofrece la posibilidad de disfrutar de un recorrido que pondrá a prueba la resistencia y que nos recompensará con vistas increíbles de las tierras escocesas.

El origen de la ruta de Ben Venue

Las historias de esta popular ruta de senderismo se remontan a siglos atrás, cuando el conocido como el “Robin Hood escocés” asaltaba a los ganaderos para conseguir comida y riquezas para los más desfavorecidos; su gente, cómo no. Este pillastre, líder del conocido clan McGregor, es uno de los muchos personajes históricos que han pasado por la ruta Ben Venue.

De hecho, sería otro personaje histórico, concretamente Sir. Walter Scot, el que pusiera en boca de todos el paisaje que ofrece el recorrido entre las montañas del área de Trossachs. En sus poemas, el artista recreó estos lugares, como sucede en su obra más famosa, La dama del lago, escrita en el siglo XIX.

El nombre de Ben Venue, A ‘Bheinn Mheanbh en gaélico escocés, significa ‘montaña en miniatura’. Con más de 700 metros de altura, el Ben Venue se encuentra situado a unos 2 kilómetros al suroeste del Lago Katrine, uno de los más famosos del país. Este sendero con pasos escarpados y espinosos continúa siendo una ruta ganadera para muchos habitantes de Escocia.

Sin embargo, son muchos los viajeros que deciden realizarlo para poner a prueba sus capacidades y disfrutar de las vistas. El paisaje abrupto que presenta la zona está considerado una de las estampas más representativas de Trossachs.

Las montañas Trossachs de Escocia, tapadas por la niebla.

Disfrutando de la ruta de Ben Venue

Aunque existen varios puntos de partida disponibles para iniciar la ruta, se suele recomendar iniciar desde Ledard Farm, junto al lago Ard. Desde aquí, ya tendremos unas vistas increíbles de Ben Venue, así que encontraremos motivación suficiente para llegar hasta la cumbre.

El recorrido comienza a través de una zona pantanosa que nos llevará hasta la presa del lago Katrine; caminar y escuchar el fluir del agua es de lo más evocador. Siguiendo el camino, llegaremos hasta un puente que cruzaremos para alcanzar una frondosa zona forestal.

Más adelante, encontraremos una zona talada, desde que la obtendremos una vistas preciosas del lago y de la zona. Justo desde este punto comienza la parte más dura de la escalada, donde tendremos que tener cuidado con las rocas y la cuesta empinada para llegar a la cima del Ben Venue.

Una vez en nuestro destino, el esfuerzo habrá merecido la pena al poder contemplar las majestuosas vistas. Aquí podremos ver no solo las aguas esmeralda del lago Katrine, sino también las montañas Crianlarich, otra de las elevaciones rocosas de la zona. Del mismo modo, también podremos observar la Ben Lawers, que también cuenta con varias rutas senderistas.

Lago Katrine, en Escocia.

Información adicional que debemos tener en cuenta

La ruta de Ben Venue es de dificultad media. Esto quiere decir que no está recomendada para aquellos que no tengan experiencia previa en realizar rutas de alta montaña.

Aunque el terreno no es muy elevado, la zona cuenta con muchos pantanos y rocas espinosas que pueden ser peligrosas si no se cuenta con el material o los conocimientos necesarios.

Debido al clima natural de Escocia, son muchos los que prefieren realizar la ruta durante la primavera o el verano, para evitar así la posibilidad de lluvias que pueden entorpecer la escalada. Del mismo modo, tal y como hemos comentado, se necesita ir equipado con todo lo necesario para la subida.

La cima se encuentra a unos 720 metros de altura, por lo que es bueno contar con una cámara para inmortalizar las vistas. La distancia que se recorrerá será de unos 10 kilómetros, y su duración es de aproximadamente unas 5 horas.

Una vez que lleguemos al inicio de la ruta, podremos aparcar el vehículo cerca del recinto bajo coste adicional y consultar los carteles de información. Además, no muy lejos del inicio del recorrido, en la villa de Aberfoyle, podremos encontrar varios alojamientos, así como otros puntos de interés. Recomendamos visitar el Queen Elizabeth Forest Park, uno de los parques nacionales más valorados de Escocia.