13 motivos por los que nos gusta tanto Marruecos

Ahora te vamos a dar 13 motivos por los que nos gusta tanto Marruecos. Con algunos puede que estés de acuerdo, con otros tal vez no, pero ten por seguro que es un país apasionante y que merece la pena visitar, al menos, una vez en la vida.

1. Colores y contrastes

Marruecos en un país lleno de colores y contrastes. Vayas por donde vayas te va a sorprender. Si te acercas al sur, verás los enormes desiertos y sus tonos terrosos. En las zonas de costa el agua es profunda y azul. Además, los mercados y ciudades están llenos de productos como dulces, frutas y verduras y ropajes muy animados.

Marruecos
Marruecos – javarman / Shutterstock.com

2. Paisajes increíbles

Otro de los motivos por los que adoramos Marruecos es por la belleza de sus paisajes. En contra de lo que mucha gente cree, este país posee una variedad de ecosistemas que le hacen tener una naturaleza muy rica.
Puedes visitar las dunas de arena, los sistemas montañosos del Atlas, los bosques de cedros, los terrenos cultivables e incluso los paisajes urbanos con sus mercados y plazas llenos de vida y contrastes.

3. Las gentes del Atlas

Aunque en Marruecos encuentras gente muy buena y simpática, los del sur del Atlas son especialmente agradables. Las mujeres recolectan rosas que te ofrecen sin pedir nada a cambio cuando requieres su ayuda. Los beduinos están constantemente sonriendo. Eso sí, cuidado en Fez, los ancianos tienen tendencia a pellizcar traseros ajenos pertenecientes a turistas despistadas.

4. Marruecos imperial

Fez
Fez – alex7370 / Shutterstock.com

Hay una serie de ciudades que de Marruecos que nos gustan especialmente por sus monumentos. Hablamos de la zona imperial del país, en la que destacan las mezquitas, las murallas, las medinas medievales siempre atestadas y sus majestuosos palacios.

Destacan lugares como Fez, Meknes o Marrakech.

5. El Marruecos romano

El Imperio Romano se instaló alrededor de todo el mar Mediterráneo y el territorio que hoy ocupa Marruecos no fue una excepción. Vestigios de ello quedan todavía por todo el país y buen ejemplo lo tenemos en Volubilis, asentamiento del mundo clásico que se ubica en el terreno de Meknes.
Además, de todas las ciudades imperiales de Marruecos, Meknes es la más tranquila y menos visitada por el turismo, por lo que es muy recomendable acercarse a ella.

6. Essaouira

Essaouira
Essaouira – Steve Photography / Shutterstock.com

No cabe duda de que uno de los lugares más curiosos e interesantes de Marruecos es Essaouira. Se trata de un viejo fuerte portugués que hoy en día se ha convertido en una maravillosa medina junto a un puerto pesquero que guarda todo el encanto de tiempos pasados y tradicionales.

7. Las calles de Chefchauen

Chefchaouen
Chefchaouen – Zzvet / Shutterstock.com

Chefchauen es un bello pueblo de Marruecos que se asienta en las faldas de una verde montaña. Sin embargo, sus calles son de un pintoresco contraste de azul y blanco, lo que confiere un cuadro magnífico al conjunto, que realmente relaja y calma el alma del viajero.

8. Las dunas de Merzouga

Si te acercas al desierto de Erg Chebbi, vislumbrarás las dunas de Merzouga, que se pueden visitar a pie y que ofrecen una dura caminata plena de belleza salvaje natural.

9. Las gargantas

Todra
Cañón de Todra – alex7370 / Shutterstock.com

Puedes acceder en todoterreno a las gargantas del Todra y el Dadés y verás lo que la madre naturaleza ha sido capaz de lograr en Marruecos. Decir que simplemente son impresionantes es poco en comparación con lo que es vivirlas y verlas en primera persona.

“Si no escalas la montaña, jamás podrás disfrutar el paisaje.”

-Pablo Neruda-

10. Viva el Surf

Si eres un amante del surf, la costa de Marruecos se está convirtiendo en un destino obligado para esta práctica.
Las olas de las playas marroquíes acogen torneos, campeonatos y locos del surf durante todo el año, especialmente en invierno.

11. Las playas vírgenes

Legzira
Legzira – Dmitry V. Petrenko / Shutterstock.com

Marruecos se está convirtiendo con el paso del tiempo en un destino turístico de primera magnitud. Sin embargo, su enorme costa todavía conserva rincones con playas vírgenes que aún escapan al viajero poco experimentado.

12. Senderismo en el Atlas

Atlas
Atlas – David Aleksandrowicz / Shutterstock.com

Puedes haber practicado senderismo en muchas partes del mundo, pero nunca en una cordillera tan magnífica como el Atlas. Si no lo has probado, no sabes lo que te estás perdiendo.

13. El Marruecos medieval

En la zona del Valle del Draa encontramos una buena cantidad de pueblos medievales. Enclaves como Ouarzazate o Zagora son espectaculares para todo buen amante de la historia.
Como puedes comprobar, existen decenas de motivos por los que nos encanta Marruecos. ¿Quieres contarnos cuáles son los tuyos?

Categorías: Destinos Etiquetas:
Te puede gustar