Pondicherry, la capital francesa de la India

Sonia Budner · 17 febrero, 2019
Las avenidas arboladas, las iglesias del siglo XVIII, un viejo faro del siglo XIX y una estatua de Juana Arco, nos harán preguntarnos en algún momento si de verdad hemos viajado a la India.

En la costa oeste de tamil Nadu, y a menos de 200 kilómetros de Chennai, descubrimos Pondicherry. Una curiosa ciudad que fue antigua capital de los territorios franceses de la India. Pero en un país de contrastes como este no sorprende demasiado encontrar el precioso enclave perdido en el tiempo que es Pondycherry.

Comprada al sultán de Golconda en 1763, Pondicherry perteneció a los territorios franceses de la India hasta el año 1954, cuando se volvió a reincorporar a su país de origen.

Es una metrópoli costera, encantadora y muy original, que mantiene una fuerte influencia francesa. La ciudad está dividida en dos por un canal. En una zona residía la población hindú, y en la otra lo hacían los ciudadanos franceses.

Sus magníficas casas coloniales, los bazares de la ciudad vieja o los paseos por el Promenade, el paseo marítimo de Beach Road, hacen de la estancia en esta ciudad una experiencia diferente dentro de la India. Una visita que nos transporta hasta una época pasada, pero muy viva aún.

Una urbe muy original

Calle de Pondicherry
Calle de Pondicherry

Las avenidas arboladas de Pondicherry con sus nombres galos, las iglesias, un viejo faro y hasta una estatua de Juana Arco… Hay rincones que nos harán preguntarnos si de verdad hemos viajado a la India.

En Pondicherry hay una enorme carga colonial. Algunos de los magníficos edificios de aquella época se han convertido en acogedores hoteles y restaurantes de gusto afrancesado.

Mientras, en el antiguo barrio francés todavía se conserva el jardín botánico, fundado en 1826 y que alberga numerosas especies de árboles exóticos. O el parque Bharthi, un jardín lleno de fuentes y maravillosos árboles muy al gusto francés. Hasta la policía local luce la bandera tricolor en la gorra.

Como contraste, Pondicherry alberga, además, uno de los ashram más conocidos de la India. Un centro espiritual que recibe numerosas visitas de seguidores occidentales. Este fue el origen de Auroville, de posterior construcción a las afueras de la ciudad.

El Ashram de Pondicherry

Ashram de pondiccherry
Ashram – Devaiah PA / Flickr.com

Es uno de los centros de meditación más famosos de la India. Lo fundó Sri Aurobindo, un yogui, filósofo y poeta, junto a su esposa, una mística francesa a la que se la conocía como “La madre”. Juntos abrieron este ashram en 1926. En la actualidad, aquí se organizan numerosos pases culturales y sesiones de meditación.

Es un tranquilo retiro diseñado como un mandala. En el centro encontramos una gigantesca estructura en forma de bola dorada que hace las veces de núcleo central del mandala. Sri Aurobindo se asentó en Pondicherry huyendo de los ingleses y en este retiro enseñó yoga integral, una disciplina de desarrollo del espíritu.

Pondicherry, un destino de moda

Playa en Pondicherry
Playa en Pondicherry – Damien Roué / Flickr.com

Pondicherry aparece en las listas de destinos más recomendados en 2019. Sus playas son paradisíacas. Playas que, en contraste con los edificios coloniales y sus templos de arquitectura tamil, logran un efecto armónico con un fuerte acento mediterráneo dentro de la siempre caótica e impredecible India.

Destaca Serenity Beach, un poco a las afueras, pero en la que merece la pena perderse. También merece visita Reppo Beach, al norte, con una fantástica arena blanca, palmeras y un gran ambiente playero. Otra alternativa es Auroville Beach, ideal para nadar porque no tiene prácticamente oleaje y sus aguas son poco profundas.

Gastronomía

El marisco y el pescado están en muchos de los muy buenos restaurantes de un lugar con sabor a clase y distinción. La cocina francesa tiene en Pondicherry una enorme representación. Incluso en sus mercados, donde se puede encontrar casi cualquier delicatessen propia de los francófonos.

Hay diferentes tours gastronómicos, muy de moda aquí también, en los que se puede degustar comida india, tanto en locales al uso como en las casas particulares de algunos residentes que ofrecen este servicio. Una maravillosa variedad de sabores internacionales mezclados con la cocina india tradicional.

Algunos restaurantes se han especializado en una mezcla de comida francesa y platos típicos del sur de la India. El resultado es una maravillosa experiencia de cocina criolla que tiene como base el marisco.

En definitiva, Pondicherry resulta una oferta muy tentadora para este año. Un destino colonial, marítimo y lleno de mestizaje. ¿Lo incluyes en tu lista de lugares por descubrir?