Ascendemos al Peñol de Guatapé en Colombia

Virgynia Duque 8 marzo, 2018
Sus más de doscientos metros de altura sobresalen en el paisaje. El Peñol de Guatapé es un imponente monolito de piedra desde el que se aprecian unas vistas espectaculares.

Hay bellezas de la naturaleza que son inexplicables, maravillas que no podemos entender de dónde salieron o cómo llegaron hasta donde están. Lo único que podemos hacer es disfrutar de ellas y de lo que nos ofrecen. Queremos que nos acompañes hasta el Peñol de Guatapé en Colombia, un auténtico capricho de la naturaleza

Historia del Peñol de Guatapé

Peñol de Guatapé
Peñol de Guatapé – hillsn_1992

Hay muchas teorías que intentan explicar por qué surgió esta imponente piedra. Desde que se trata del resultado de la actividad volcánica hasta que en la zona en la que se sitúa (sobre un embalse) se produjo una gran presión que impulsó este monolito hacia arriba.

Evidentemente, también hay muchas leyendas alrededor del Peñol de Guatapé. Lo que es cierto es que este monolito se convirtió en el mayor icono religioso de los indígenas de la zona. Es más, creían que el diablo quiso robarlo, y de ahí que tenga una grieta en uno de sus lados.

Curiosamente, aunque esta piedra parece existir desde siempre, los habitantes de la zona nunca le dieron mayor importancia. No fue hasta la década de los 50 cuando el párroco del lugar pensó que se podría obtener un beneficio si se explotaba a nivel turístico

Creyó que podría ser un reclamo para los escaladores, ya  que resultaba todo un desafío explorar una piedra de tales características. Y no se equivocó, esta roca no solo es el deseo de muchos escaladores, sino también de muchos turistas curiosos que cada año van a visitarla.

Subir al Peñol de Guatapé

Subida al peñol Guatapé
Escaleras de acceso – Gokhan Bozkaya

Guatapé es una pequeña localidad que se sitúa a dos horas de Medellín, una de las ciudades más conocidas del país. Para llegar desde allí hasta el Peñol, hay autobuses directos.

Desde el pueblo podrás optar por subir a pie hasta la base de la roca -lo cual no te recomendamos si piensas subir al Peñol- o alquilar una especie de tuc-tuc eléctrico que te subirá en menos de cinco minutos mientras disfrutas del paisaje. Hay que decir que Colombia es un país barato, así que alquilar uno de estos transportes no te costará mucho.

Otra opción es utilizar los autobuses que cada pocos minutos van desde el pueblo hasta el Peñol. Y cuando llegues hasta él, comprenderás por qué te dijimos que no subieras a pie hasta el comienzo de este. Solo hay una forma posible de subir a lo más alto: por escaleras. Para ser exactos, por sus 745 escalones.

Sí, prepárate, pues el ejercicio de toda una semana te espera en este lugar. No hay ascensor, no hay escalera mecánica, y los escalones de piedra son desiguales. En unos tendrás que levantar mucho las rodillas, mientras que otros los podrás subir de dos en dos. Tómalo con paciencia y haz las paradas que consideres necesarias, ¿qué prisa tienes?

¿Merece la pena subir al Peñol de Guatapé?

Vistas desde el Peñol de Guatapé
Vistas desde el Peñol – Jess Kraft

Aunque pueda resultar agotador, lo cierto es que sí merece la pena. La experiencia de subir los escalones ya es algo increíble que apuntar en tu curriculum de viajero experimentado. Pero cuando llegues arriba y te detengas a observar las vistas, darás por bueno cualquier esfuerzo.

A 220 metros de altura, las vistas del embalse y su entorno son espectaculares. Por eso, y por lo que te ha costado llegar hasta allí, debes detenerte todo el tiempo que creas necesario para disfrutarlo. No serás el único, pero podrás vivir un momento de relajación y paz como el que hacía mucho que no sentías.

Y, si lo que te gusta es la escalada, este es el lugar perfecto. en el Peñol de Guatapé hay cuarenta rutas distintas, unas mucho más asequibles que otras. Además, puedes poner en práctica en él diferentes técnicas, o incluso puedes aprender a escalar si nunca antes lo habías intentado.

“Estudia la naturaleza, ama la naturaleza, acércate a la naturaleza. Nunca te fallará.”

-Frank Lloyd Wright-

Ya lo sabes, si vas a Antioquía, en Colombia, no lo dudes, súbete en una ‘chiva’ (como llaman a sus buses los colombianos) y ve hacia el Peñol de Guatapé, una maravilla de la naturaleza. Hará que te sientas diminuto, pero la experiencia será, sin duda, inolvidable.

Te puede gustar