6 razones para no llevar tecnología a tus viajes

Pedro 7 septiembre, 2015

¿Eres un adicto a tu smartphone o iPhone? Pues aquí tienes 6 razones para no llevar tecnología a tus viajes. En breve comprobarás que, por muy adicto que seas a los dispositivos móviles, hay motivos de peso para evadirnos del mundo moderno y dejarlos en un segundo plano mientras dure la escapada.

1. Llevar tecnología a tus viajes es exceso de peso

Tanto si viajas como mochilero como si lo haces con tus maletas al completo, siempre habrá momentos en los que tendrás que tirar de tu equipaje. Es evidente que un teléfono móvil no supone una gran carga, pero el portátil y otros artículos tecnológicos supondrán un gran recargo.
Imagínate viajando con tu smartphone, tu tablet y tu ordenador portátil. Es evidente que la carga acabará siendo excesiva y te va a suponer un lote de peso que acabará en dolor de espalda e incluso te puede dar el viaje por las molestias.
Así pues, recuerda que hoy en día, con un buen smartphone ya tienes un pequeño ordenador que incluye cámara de fotos de excelente calidad. No es necesario llevar más peso ni más tecnología a tus viajes que acaban siendo un estorbo.

2. Disfruta de la vida

Todo cuanto se ve en internet es un reflejo de la propia vida. Si ya tienes la realidad ante ti ¿para qué quieres estar todo el día delante de la pantalla?

Nuevas tecnologias
Vectomart / Shutterstock.com

Aquello que nos ha maravillado en páginas como esta misma lo puedes tener ante tus ojos en cada viaje, lo que convierte a la tecnología en algo innecesario durante tu estancia fuera de casa. Así pues, levanta la vista de la pantalla de tu tableta y vive cada segundo de la escapada como si fuera el último.

3. La búsqueda constante de WiFi

¿Te has fijado en esas personas que al llegar a un bar lo primero que hacen es preguntar por WiFi? ¿Realmente es necesario elegir mesa en un restaurante según la potencia de la señal? ¿No será mejor disfrutar de una buena comida, una cerveza o la gastronomía típica de la tierra? ¿En serio tienes que publicar cada paso que das en las redes sociales?
Cuando emprendes un viaje, sólo debes preocuparte de disfrutar. Ya te preocuparás de compartir tus aventuras con amigos y conocidos cuando vuelvas.

4. Llevar tecnología a tu viaje cansa la vista

Como es lógico, tener la vista frente a una pantalla durante mucho tiempo acaba cansando, por lo que el jet lag se acentúa, por ejemplo. Además, no disfrutarás de las vistas en su estado óptimo.

Movil avion
Matej Kastelic / Shutterstock.com

Olvida las pantallas tecnológicas durante un buen rato cuando salgas de viaje y pon tus cinco sentidos en todo cuanto te rodea. Aprovecha y déjate imbuir de tus destinos predilectos sin la necesidad de una pantalla de por medio.

5. Evita robos

Otra buena opción por la que no se debe llevar tecnología a un viaje son los robos. Si vas a un país especialmente inseguro, ten por seguro que te convertirás en una diana con piernas para ladrones e indeseables si sacas tu flamante smartphone nuevo.
No olvides que si un ladrón te ve con un buen teléfono móvil, intuirá que no es lo único que te puede robar. Así pues, aparenta llevar encima lo justo y evita ser el objeto de deseo de personas que pueden convertir un viaje idílico en un auténtico infierno.

6. Vive los viajes sin tecnología

Llevar tecnología a tu viaje puede hacer que no vivas la vida en toda su inmensidad. Por mucho que los avances del mundo moderno nos facilitan gran número de tareas, no debemos hacer todo a través de pantallas de ordenadores y teléfonos.

Pinkyone
Pinkyone / Shutterstock.com

No debemos viajar a través de la pantalla de un móvil, porque son muchas las maravillas que nos perdemos en el camino.


 

Habla con tus compañeros de viaje, déjate llevar por las gentes de cada zona que visitas, disfruta de la gastronomía y maravillas que esconden las tierras lejos de tu casa y viaja sintiendo la libertad de llevar poco equipaje y muchas ganas de vivencias reales.
De todas formas, cabe destacar que no debemos ser excesivamente cuadriculados en este aspecto. Es decir, que un viaje y la tecnología no tienen por qué ser enemigos. Así pues, aprovechemos las ventajas de cada uno y usemos los dispositivos en su justa medida y cuando toque.

Te puede gustar